Presentación

El Ayuntamiento de Barcelona está comprometido con la inclusión social de las personas con diversidad funcional. Por este motivo, entre sus prioridades destaca la garantía de la accesibilidad universal, entendida como una condición indispensable para garantizar la autonomía, la no discriminación y la igualdad de todas las personas.

Los entornos accesibles son aquellos que garantizan las condiciones que debe cumplir el medio que nos rodea (edificios, espacios, servicios, transportes, procesos, instrumentos, dispositivos, etcétera) para permitir que todas las personas con discapacidad puedan hacer uso de ellos y disfrutarlos de forma autónoma, lo que favorece su calidad de vida y su participación social. Además, suponen un beneficio para el conjunto de la sociedad, puesto que todas las personas se pueden convertir a lo largo de su vida en beneficiarias de las medidas de accesibilidad.

El instrumento que vela por que la accesibilidad universal esté garantizada en nuestra ciudad es el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD), que desde hace más de 35 años trabaja por la inclusión de las personas con diversidad funcional desde la perspectiva de la integración, la normalización y la autonomía personal.

El IMPD trabaja de manera transversal con toda la organización municipal, impulsando políticas públicas con la participación de las entidades de la ciudad que trabajan en los ámbitos de la discapacidad física, auditiva, visual, intelectual y por trastorno mental.

Barcelona quiere seguir siendo abanderada de la defensa de los derechos de las personas con diversidad funcional y, por eso, va a continuar trabajando para que la ciudad y los servicios municipales sean accesibles para todo el mundo. 

Laia Ortiz Castellví

Tercera teniente de alcaldía de Derechos Sociales y presidenta del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad

Laia Ortiz, Presidenta del IMPD