Empleo

Las personas con diversidad funcional tienen derecho a desarrollar plenamente sus proyectos de vida laboral, a disfrutar de oportunidades en el mercado ordinario de trabajo y a recibir la formación ocupacional que sea necesaria. La legislación laboral despliega un conjunto de medidas para cumplirlo:

Bonificaciones por la contratación de personas con discapacidad

Las personas y empresas que contraten trabajadores con diversidad funcional con contrato indefinido a tiempo completo o a tiempo parcial, contrato temporal, contrato en prácticas, contrato para la formación o contrato de interinaje se pueden beneficiar de una serie de bonificaciones y beneficios.

Reservas de puestos de trabajo en las ofertas públicas de empleo

En Cataluña, las convocatorias públicas de empleo deben reservar una cuota no inferior al 5 % de plazas para las personas aspirantes que tengan reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 %.

Centros especiales de trabajo

Son empresas que aseguran un trabajo remunerado a las personas con diversidad funcional y que garantizan su integración laboral. Su plantilla tiene que contar con un mínimo del 70 % de personas trabajadoras con diversidad funcional y a estos efectos no computa el personal sin discapacidad destinado a tareas de ajuste personal y social.

Enclaves laborales

Son contratos entre una empresa colaboradora del mercado ordinario de trabajo y un centro especial de trabajo (CET) para la ejecución de obras o servicios que guarden una relación directa con la actividad normal de aquella a cargo de un grupo de trabajadores con discapacidad del CET que se desplaza temporalmente al centro de trabajo de la empresa colaboradora.

Autoempleo

Las personas con diversidad funcional que quieran establecerse como trabajadores autónomos pueden acceder a unos determinados incentivos en materia de Seguridad Social.

Por otra parte, en Barcelona hay varios recursos que prestan asesoramiento, formación e itinerarios personalizados de inserción laboral a las personas con diversidad funcional. Tanto el Servicio de Empleo de Cataluña como Barcelona Activa incorporan programas específicos para este colectivo y, además, existen los siguientes recursos específicos:

Equipos de valoración y orientación de la Generalitat de Cataluña

Servicios que valoran la capacidad laboral de la persona con discapacidad física, psíquica, sensorial o mental, a partir de los dieciséis años. Según los resultados de esta valoración, la persona es orientada hacia una de estas situaciones: centro ocupacional, servicio ocupacional de inserción, centro especial de trabajo o empresa ordinaria.

Servicios de apoyo a la integración laboral

Son recursos que trabajan para lograr la integración laboral y social de las personas con diversidad funcional mediante la orientación laboral, la formación y el acompañamiento, cuando procede, en la incorporación a un puesto de trabajo. Se fomenta que cada persona obtenga el máximo provecho de todas sus capacidades.

Equipo de Asesoramiento Laboral (EAL) del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad

Servicio que fomenta la formación ocupacional (cursos a medida, aula abierta de formación) y acompaña a las personas con diversidad funcional durante el proceso de inserción laboral. También gestiona la inserción laboral de personas con discapacidad en Parques y Jardines de Barcelona y forma parte de la Red Inserción Barcelona (XIB) de entidades que trabajan dentro del ámbito de la inserción laboral de las personas con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo, así como de la Red de Economía Social de Barcelona (XESB), que comparte, amplifica y reorienta la estrategia de inclusión sociolaboral en la ciudad. En el 2014 el EAL atendió a 385 personas en su servicio de acogida y consiguió formalizar 253 contratos de trabajo.