Transporte público y privado

Para que todas las personas puedan desplazarse con comodidad por la ciudad, independientemente de sus condiciones físicas, desde hace años Barcelona ofrece varias facilidades destinadas a hacer posible el desplazamiento tanto con respecto al transporte público como con respecto al transporte privado.

Transporte público regular

Desde hace más de treinta años, Barcelona trabaja intensamente en el fomento de la accesibilidad física de los vehículos, las paradas y las estaciones que componen el transporte regular para que la movilidad reducida de algunas personas no les suponga un problema al moverse por Barcelona. Recientemente, la accesibilidad comunicativa se ha convertido en el nuevo reto para el transporte público de la ciudad. Se trata de un proceso de mejora continua ligado a la investigación tecnológica donde constantemente se está avanzando con el fin de llegar a una accesibilidad lo más completa posible.

TMB ofrece talleres de acercamiento al metro y al autobús para conocer los espacios, los vehículos y las diferentes medidas de accesibilidad que se pueden encontrar. Son totalmente gratuitos y se adaptan en días, horarios y lugares a demanda de los usuarios. Para más información y reservas, se puede llamar al teléfono 933 286 033 (de 9.00 a 14.00 horas) o enviar un correo electrónico a acciosocial@tmb.cat

Transporte especial

El Servicio Público de Transporte Especial es un servicio complementario al transporte público regular dirigido a personas con movilidad reducida que se puede utilizar cuando no hay transporte público regular adaptado disponible. Es un servicio del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y del IMPD, gestionado por el IMPD y las empresas CETRAMSA y TCC; los servicios pueden ser fijos o esporádicos.

En el 2014 el servicio realizó 331.710 viajes, ya sea en microbús (21,7 %) o en servicios de taxi individuales o compartidos (78,3 %).

Transporte privado

Hay ayudas para la obtención o reconversión del permiso de conducir y ayudas para la adaptación del vehículo. Además, las personas con diversidad funcional y las que les ofrecen servicios de transporte regular pueden beneficiarse de varias exenciones y reducciones en los impuestos de matriculación, circulación e IVA. En cuanto al aparcamiento, hay varios recursos que facilitan que la persona con movilidad reducida pueda aparcar más cerca de sus lugares de destino:

  • Tarjeta de aparcamiento: tarjeta válida en toda la Unión Europea que puede ser individual (titular conductor o no conductor) o destinada al transporte colectivo de personas con discapacidad. Permite estacionar en las reservas públicas para personas con diversidad funcional, en las áreas verdes y azules y de carga y descarga sin limitación horaria, así como en cualquier lugar sin impedir la circulación de vehículos o peatones y por un tiempo determinado.
  • Reservas públicas de aparcamiento: son plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida titulares de una tarjeta de aparcamiento. Facilitan a estas personas la movilidad por la ciudad y el acercamiento a los servicios públicos para que puedan ejercer con la máxima comodidad posible sus derechos y deberes como ciudadanos y ciudadanas.
  • Reservas individuales de aparcamiento: son permisos de ocupación de la vía pública para la reserva de estacionamiento individual de vehículos. Las personas con discapacidad y problemas de movilidad tienen derecho a solicitar una reserva de aparcamiento próxima a su domicilio, puesto de trabajo o lugar de estudio, con gratuidad sobre el importe de las tasas.