Entre el 2017 y el 2018, Barcelona celebra el Año del Comercio y la Cultura, y une así dos de las fortalezas de nuestra ciudad para ofrecer a los ciudadanos y las ciudadanas un programa diverso de actividades.

Ninguno de nosotros podría concebir Barcelona sin el comercio de proximidad, una identidad vinculada a la historia y a la realidad de los barrios, que aporta cohesión social y diversidad y que es, al mismo tiempo, motor de la economía de la ciudad, a la que contribuye con el 13,6 % del PIB y el 14,5 % del empleo.

Tampoco se podría concebir Barcelona sin su vertiente cultural: la creación, en general, y nuestros teatros, librerías, museos, bibliotecas, salas de conciertos o galerías. Sin ningún género de dudas, comercio y cultura forman parte de nuestra identidad como ciudad y como sociedad. 

Para reforzar estos vínculos y, muy especialmente, para visualizarlos y potenciar el comercio y la cultura de proximidad, el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Barcelona Comercio, con la colaboración de comercios, entidades e instituciones culturales y del Consejo Asesor, ponen en marcha este primer Año del Comercio y la Cultura, que desplegará un centenar de actividades en varios puntos de la ciudad.

El mes de junio del 2017, con la celebración de la ópera o los conciertos al aire libre en los ejes comerciales de Nou Barris y Maragall, ya tuvimos una muestra de lo que será este año. Ahora nos esperan otras actividades relacionadas con las disciplinas artísticas, desde la música hasta las artes plásticas, que, con vocación de multiplicar los centros de atención en la ciudad, nos acercarán a proyectos culturales y a comercios que hay que descubrir. 

Con estas líneas, queremos animar a todo el mundo a participar, a descubrir juntos más cosas sobre nuestros barrios a través de la cultura y el comercio, a disfrutar de su singularidad y a hacer cultura.

 

Agustí Colom, concejal de Turismo, Comercio y Mercados.