Separación de los fondos históricos y administrativos

1917.

La recientemente creada Comisión de Cultura decidió reorganizar el Archivo Municipal y se formularon las bases de reforma siguientes:

  • Separación de los fondos documentales del Archivo Municipal en históricos y administrativos, tomando como linde la fecha del decreto de Nueva Planta del año 1714.
  • Instalación del Archivo Histórico en un edificio propi, preferentemente antiguo y prestigioso.
  • Organización e incremento de los fondos archivísticos, bibliográficos y hemerográficos del Archivo Histórico de la Ciudad de la mano de Agustí Duran y Sanpere, director del Archivo Histórico de Barcelona, archivero, historiador y arqueólogo.

1922.

Fruto de esta reforma, se inauguraron las nuevas instalaciones del Archivo Histórico de la Ciudad en la Casa de l'Ardiaca, en la calle de Santa Lucía, 1.

1938.

A pesar de que los fondos documentales del Archivo Histórico no corrieron ningún grave peligro durante los primeros años de la Guerra Civil gracias a la ingente tarea de salvamento de Agustí Duran i Sanpere, los bombardeos del año 1938 aconsejaron trasladar los fondos documentales a la casa de la calle Sant Gervasi, 45, de Barcelona, un lugar menos expuesto a las bombas.

1939.

Al acabar la guerra, los documentos del Archivo Histórico retornan a su sede de la casa de l'Ardiaca, junto con otras donaciones de particulares los cuales, agradecidos por la acción de salvamento de Agustí Duran i Sanpere, efectúan la donación de su documentación al Archivo Histórico de la Ciudad.

1946.

Después de sufrir un largo peregrinaje, por diferentes dependencias municipales desde que se produjo la separación de los fondos históricos y administrativos, el Archivo Administrativo fue trasladado a un edificio situado en la calle de los Templarios, 3-5.

1961.

Posteriormente, el Archivo Administrativo se trasladó a su emplazamiento actual de la calle Obispo Cazador, 4, Bajada de Cazador, 3, y Subteniente Navarro.