Historia del Archivo

Una obra artística

Las bases de un archivo histórico en el barrio de Gràcia se empezaron a establecer en 1983, después de diversas iniciativas impulsadas por el mismo Consejo Municipal del Distrito. De forma paralela e independiente, el Club Excursionista de Gràcia recopilaba, desde 1927, un volumen importante de documentos históricos del distrito que formaban lo que se conocía como Archivo de Gràcia.

A raíz del proyecto de ordenación de archivos del Ayuntamiento de Barcelona, en 1988 se creó el Archivo Municipal del Distrito de Gràcia y se ubicó en diferentes dependencias. La primera era un pequeño espacio en la sede del Consejo Municipal del Distrito en la plaza de Rius i Taulet (hoy plaza de la Vila de Gràcia).

En 1991 se trasladó a una “torre” de planta baja y jardín de principios del siglo XX, situada en la calle de las Camèlies, que había sido reformada y adaptada a las necesidades de un centro de archivo. A causa de las limitaciones de espacios existentes y del crecimiento de los fondos, sin embargo, finalmente, se optó por instalarse en el emblemático edificio de la Biblioteca Jaume Fuster, obra del arquitecto Josep Antoni Llinàs i Carmona, que se inauguró el 13 de noviembre de 2005. Esta obra arquitectónica obtuvo el Premio del Fomento de las Artes Decorativas del año 2006.