Recuperada la memoria de la primera cooperativa de consumo de Barcelona

Recuperada la memoria de la primera cooperativa de consumo de Barcelona

Tratamiento de documentación. El Archivo del Distrito de Sant Martí se ha encargado de recoger y poner en cajas la documentación de la Cooperativa La Antigua del Campo del Arpa.

Los técnicos del Archivo de Sant Martí han trabajado recientemente en la agrupación temática de la documentación que se encuentra en la sede de la cooperativa martinenca, la primera cooperativa de consumo de toda Barcelona. Los documentos, que en general se encuentran en buen estado de conservación, se han colocado en 56 cajas de archivadores para que posteriormente se trasladen a las dependencias del Archivo para seguir con el proceso de selección, clasificación, ordenación y registro individualizado, con el objetivo de ponerlo a disposición de la ciudadanía. Los documentos datan de entre 1876 y 2008 y son de índole diversa: escrituras, estatutos, reglamentos, libros de actas, libros de pagos, libretas de consumo, contabilidad y registro de socios.

El año 1866 fue el de la creación de la Cooperativa la Antigua del Camp del Arpa, en una primera sede en la calle del Arc de Sant Sever. Su fundador y primer presidente fue Joan Elías i Boxadera, el cual se marcó como objetivo principal la compra de comestibles al por mayor para venderlos a los socios a un precio mejor que el de mercado. Ya entrados los años 30′ del siglo XX, la cooperativa fue creciendo tanto en el número de socios como en el de los servicios que ofrecía: se crearon unos Socorros Mutuos para los asociados, compensando de este modo la falta de una seguridad social inexistente.

Su declive se inició en los años 50 con la aparición de los supermercados y grandes superficies que les suponía una grave competencia. Fue el momento en que la Antigua se reconvirtió hacia actividades de carácter social y cultural, con veladas artísticas de las asociaciones Els Brucs y Rosa Mariner durante los fines de semana.

En 2011 la entidad cedió el local al Ayuntamiento porque no podían hacerse cargo del coste de las obras de rehabilitación del edificio por motivos estructurales y acústicos. Actualmente continúan con sus actividades en la calle Bolivia 49, mientras que el antiguo edificio se ha cerrado junto con buena parte de su documentación, que es la que ha sido recuperada por el Archivo de Sant Martí.