Un fondo histórico y uno administrativo

1917. División de fondos

La recién creada Comisión de Cultura del Ayuntamiento decidió reorganizar el Archivo Municipal:

  • División de los fondos documentales del Archivo Municipal en históricos y administrativos tomando como fecha el Decreto de Nueva Planta del año 1714 en dos edificios y bajo adscripciones orgánicas diferenciadas.
  • Compra, en 1919, y remodelación del edificio de la antigua Casa de l’Ardiaca para convertirla en la sede del nuevo Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona (AHCB).
  • Adquisición de fondos documentales complementarios para la historia de la ciudad: impresos, bibliografía, cartografía, fotografía, archivos personales, gremiales, institucionales, etcétera, con Agustí Duran i Sanpere, archivero, historiador y arqueólogo que fue nombrado director del AHCB.

1921. La Casa de l’Ardiaca

En 1921 se empezó a trasladar la documentación considerada histórica, y en 1922 se inauguraron las nuevas instalaciones del AHCB en la Casa de l’Ardiaca, en la calle de Santa Llúcia, 1.

1938. Evitemos las bombas

Aunque los fondos documentales del Archivo Histórico no corrieron ningún peligro grave durante los primeros años de la Guerra Civil, en 1938 se trasladaron a la casa de la calle de Sant Gervasi, 45, un lugar menos expuesto a las bombas.

En 1939, al terminar la guerra, los documentos del AHCB regresaron a su sede de la Casa de l’Ardiaca, junto con otra documentación de particulares, quienes, agradecidos por la acción de salvamento de Agustí Duran i Sanpere, la donaron al archivo.

1946. Fin del peregrinaje

El Archivo Administrativo, que conservaba la documentación posterior al establecimiento del Ayuntamiento constitucional en 1833, se quedó en el edificio del Ayuntamiento de Barcelona. Posteriormente, y después de un largo peregrinaje por diferentes dependencias, se trasladó a un edificio situado en la calle de los Templers, 3-5.

1961. Último traslado

Finalmente, el Archivo Administrativo se trasladó a su emplazamiento actual de la calle del Bisbe Caçador, 4. Con los años, se han realizado varios proyectos para adaptar el edificio a las necesidades del archivo.