La viveza de las imágenes de la Perona

Fotografía. Las imágenes de Esteve Lucerón y el texto de Àngel Marzo representan un legado etnográfico de la Perona de los gitanos, y son testimonio de una de las épocas más convulsas de la historia reciente de Barcelona.

Las emotivas fotografías de Esteve Lucerón son la base del libro 'El barri de la Perona. Barcelona 1980-1990', un volumen que cuenta con el relato contextualizador de Àngel Marzo. El volumen ha sido coeditado por el Ayuntamiento de Barcelona y la editorial Marge Books.

“La Perona es una estación de tránsito en el permanente, legendario, ancestral viaje que ahora se encuentra con la ciudad”. Así da inicio este volumen, de gran formato y alta calidad de imágenes, perteneciente a una colección de libros de este mismo carácter que recoge el recuerdo de la historia reciente de la ciudad, ya desaparecida.

Las imágenes de Esteve Lucerón y el texto de Àngel Marzo, en catalán y castellano, representan un legado etnográfico de la cotidianidad de la Perona de los gitanos, y son testimonio de una de las épocas más convulsas de la historia reciente de Barcelona: el desarrollo urbanístico y, como contrapartida, el fenómeno de la infravivienda.

La Perona fue un barrio de chabolas, situado a lo largo de la ronda de Sant Martí, que se mantuvo vivo de 1945 a 1989. En una primera etapa, hasta 1967, estuvo asociado a la inmigración desde otras provincias españolas y, desde entonces, fue ocupado fundamentalmente por gitanos. El reconocimiento de barrios como la Perona es indispensable para explicar la historia de la ciudad, y supone un paso para la recuperación de la memoria histórica de los grandes núcleos de chabolas de Barcelona.

Las fotografías, acompañadas de un texto vivencial y emotivo, narran un relato de conflicto y exclusión como reflejo de lo que sucede en la ciudad, y captan la emoción, la festividad y la esperanza ante la adversidad de las familias en las calles del barrio de la Perona.