Conoce la experiencia de otras personas

¿Alguna mujer próxima a ti ha sufrido violencia machista? ¿Cómo la has ayudado? ¿Cuál ha sido tu papel?

Si alguna vecina tuya, amiga, compañera de trabajo... ha sufrido violencia machista, envíanos tu testimonio explicando tu papel. ¿Qué hiciste para apoyarla? ¿Qué sentimientos y qué retos se te despertaron? ¿Crees que valió la pena? ¿Cómo reaccionó ella?

Envía tu testimonio junto con tu nombre (o seudónimo), tu edad y el distrito donde vives a:

bcnantimasclista@bcn.cat

Muchas gracias. Sin duda, tu experiencia puede ayudar a otras mujeres a plantar cara a la violencia machista.

Fue una noche en la plaza Reial, yo estaba sentada en un peldaño de una de las puertas cerradas con persiana. De repente, a mi lado, una pareja comenzó a gritar. El hombre empezó a dar empujones a la chica, ella chocó conmigo y después con la persiana, yo me levanté de golpe y me puse delante del hombre protegiendo a la chica, fue instintivo, no los conocía de nada.

Marta, 28 años
Eixample, Barcelona

Debió de ser el mes de agosto o setiembre, hacia las diez o las once de la noche. Estaba en mi casa, en una segunda planta de una calle muy tranquila de Sant Andreu. Oí unos gritos muy fuertes que venían de la calle, una discusión, y corrí a la ventana. En el momento de sacar a la cabeza vi cómo una mesa de plástico impactaba en la pierna de una chica, que empezó a chillar de dolor. A la chica herida no la conocía, pero a su lado estaba mi vecina, que hablaba por el teléfono móvil. Las dos estaban en el portal de la casa donde vivía, casi enfrente de la mía. En un balcón, en el segundo piso de la casa, había un hombre que las insultaba y amenazaba. Bajé corriendo hacia la calle. En aquel momento no había nadie más, además de las chicas y de mí, y recuerdo que eso ya me pareció extraño, porque, como he dicho, la calle era tranquila y silenciosa, y era evidente que más vecinos debieron de haber oído los gritos y no habían salido a ayudar.

Jesús, 41 años
Sant Andreu, Barcelona

Hacía años que Anna salía con este chico. Al principio era muy amable y simpático y nos caía bien a todo el grupo, pero con el tiempo las amigas más cercanas a Anna empezamos a notar un cambio en ella. Estaba muy ansiosa, consumía más alcohol del habitual y a veces respondía con agresividad durante las discusiones.

Sara, 34 años
Sarrià - Sant Gervasi, Barcelona

He tenido que recuperar información escrita para situarme otra vez en aquellos meses de los dos años en los que viví un auténtico calvario. Por suerte, el tiempo va borrando recuerdos desagradables y ahora, después de cinco años de tranquilidad, cuando incluso puedo decir que he bajado la guardia, os explico con tranquilidad la experiencia porque, afortunadamente, acabó bien.

Marta, 36 años
Sant Martí, Barcelona

Tengo una amiga de toda la vida que acaba de vivir un caso de violencia machista y aún no me lo creo. Solemos tener prejuicios sobre el tipo de personas que pueden experimentar una situación así. Yo nunca me habría imaginado que ella, una mujer que siempre ha sido fuerte y libre, acabaría sometida de esta forma, sufriendo por su vida y con miedo de salir a la calle. Desde mi punto de vista, no solo ha estado sometida a la violencia física, verbal y psicológica de un hombre con problemas con la bebida, mi amiga ha estado y sigue estando sometida a unos cuantos recuerdos que lo legitiman todo.

Pol, 34 años
L'Eixample, Barcelona