Barcelona ha apostado siempre por la buena convivencia entre las personas y los animales de compañía. Por este motivo, aparte de las normas que deben cumplir los propietarios de perros para ejercer una tenencia responsable y cívica, el Ayuntamiento contribuye con servicios específicos, como espacios donde los animales puedan correr, jugar y hacer sus necesidades.

Actualmente, Barcelona tiene más de cien áreas para perros, casi la mitad de las cuales son áreas de recreo de dimensiones medianas, que oscilan entre 300 y 400 metros cuadrados y están rodeadas de vallas de madera de 80 centímetros de altura.

En el interior hay bancos, expendedores de bolsas para recoger los excrementos y papeleras de material no oxidable donde depositarlas, así como fuentes diseñadas para que los perros puedan beber sin dificultades.

Estas áreas están ajardinadas con arbustos que ornamentan el espacio y árboles que sombrean las zonas con bancos. El pavimento es de sablón y disponen de un sistema de riego programado por aspersión.

Junto a la portezuela de acceso hay letreros que informan de la obligación que tienen los propietarios de recoger los excrementos y, por lo tanto, de contribuir al mantenimiento del buen estado del espacio. En estos letreros también figuran las fechas de la desinfección.

Hay otras áreas para perros de tamaño más reducido, rodeadas de setos, cuya función es ordenar las evacuaciones de los perros en la vía pública.

Está prevista una mejora significativa de los equipamientos actuales de recreo para perros y la oferta, en cada distrito, de al menos una zona de más de 700 metros cuadrados, con elementos de juego, diversión, fuentes e iluminación adecuados para estos animales.

En diciembre del 2016 se inauguró el primero de estos grandes espacios en Nou Barris y se está trabajando para poder crear otros nuevos y ampliar los que ya existen en el resto de distritos. Con estas actuaciones, se espera incrementar un 20 % la oferta de zonas de recreo para perros en la ciudad de Barcelona.

Normativa

El mantenimiento de los espacios destinados a los perros comprende actuaciones diversas con una frecuencia que depende de las necesidades de cada tarea específica.

Tanto las áreas de recreo para perros como los pipicanes se limpian cada día y se quitan los excrementos que no han sido recogidos por los propietarios de los animales de compañía. Este trabajo diario también incluye el vaciado de las papeleras, el barrido y la eliminación de cualquier tipo de residuo, y la reposición de bolsas.

Este control diario de las áreas destinadas a los perros permite detectar los desperfectos que a menudo causan estos animales jugando, sobre todo, cuando escarban y hacen agujeros en el pavimento, que se arreglan con la aportación de arena gruesa, que se renueva totalmente cada tres meses.

Para evitar los malos olores y que se levante polvo, estos espacios se riegan de manera periódica. Por otra parte, cada mes se desinfectan, en horario nocturno, con un producto completamente inocuo que tiene propiedades bactericidas, fungicidas y viricidas.

El mantenimiento de estos espacios también incluye los trabajos de jardinería que requieren las plantas que los ornamentan y el arreglo, cuando es necesario, del mobiliario urbano (bancos, papeleras y pictogramas).

Localización de las areas de recreo para perros

Filtrar por

Filtrar por

Se han encontrado 0 resultados

Mapa