El producto: la nicarbacina

La nicarbacina para controlar la población de palomas urbanas se comercializa junto con granos de maíz y está recubierta con una silicona alimenticia para que permanezca sobre el grano aunque se manipule o se humedezca.

Composición del producto por cada 100 gramos

Producto  
Principio activo:
nicarbacina
0,080 g
Otros componentes:
ácido esteárico
BHT
grano de maíz

5,000 g
0,100 g
93,820 g

Polímero hidrorrepelente:
Dimeticona MPH
1,000 g

La nicarbacina está incluida en el grupo de los carbonílicos, que pertenece a los anticoccidianos. Es un complejo equimolecular de 4,4’dinitrocarbanilida (DNC) y de 2-hidroxi-4,6-dimetilpirimidina (HDP).

Se trata de un polvo amarillo pálido, sin sabor ni olor y poco soluble en agua, pero soluble en alcoholes y algunos disolventes orgánicos.

Cuando las palomas ingieren nicarbacina, a diferencia de la progesterona, la metabolizan rápidamente y se disocia en los dos componentes, la DNC, que es el componente activo, y el HDP, que permite que se absorba en el intestino de las aves.

Cuando no forma complejo con el HDP, los agregados de DNC forman partículas demasiado grandes para que las absorba el intestino, por lo que ningún organismo puede asimilar la DNC. Eso también ocurre cuando la nicarbacina se disuelve en agua o pasa a la superficie del suelo.

Efectos de la nicarbacina sobre la función reproductiva de las palomas

Hay estudios llevados a cabo administrando nicarbacina a palomas urbanas que han demostrado que no es tóxica para estas aves.

También se ha comprobado que produce una alteración reversible de la reproducción (cuando deja de administrarse, las palomas se pueden volver a reproducir).

La nicarbacina se caracteriza por tener poca toxicidad a escala sistémica. Sin embargo, este compuesto produce un desequilibrio hormonal que afecta a la producción (disminución de la puesta) y a la calidad de los huevos de una manera muy importante: provoca una disminución del peso, la reducción del grosor del caparazón y el moteado de la yema.

También aparecen manchas blancas a causa del paso de líquido desde la clara hasta la yema, ya que se incrementa la permeabilidad de la membrana de esta última.

La ruptura de la membrana de la yema causa la mezcla con la clara y altera las condiciones necesarias para el desarrollo viable de los embriones.

Toxicidad y efectos secundarios en otras especies

Para que la nicarbacina tenga efecto esterilizante, la ingestión debe ser continuada y a partir de una determinada dosis diaria (10 gramos de producto al día para palomas).

Los estudios de toxicidad en mamíferos y aves que habían recibido una dosis de nicarbacina a corto y largo plazo revelaron efectos mínimos. Los efectos adversos en animales generalmente se han observado solo después de un año de tratamiento o más; por lo tanto, no se pueden producir porque el tratamiento se lleva a cabo durante ocho meses aproximadamente.

Aves

Con respecto a las especies granívoras, el tamaño de los granos de maíz impide que los puedan ingerir otras aves de tamaño inferior al de la paloma, como el gorrión.

En aves del mismo tamaño que las palomas, al ajustarse la dosis al número de palomas que hay en el lugar, la voracidad y agresividad propias de la especie hacen que la ingesta del producto por parte de otras especies sea puntual y cause un desparasitaje de coccidios y no la esterilización.

En cualquier caso, estas especies tienen un periodo de reproducción limitado a un par de meses durante los cuales, si se verifica que hay riesgo, se puede interrumpir temporalmente el tratamiento de las palomas.

Aves rapaces

Para las aves de rapiña no hay ningún riesgo si se alimentan de palomas tratadas con nicarbacina.

Cuando las palomas ingieren nicarbacina, la metabolizan rápidamente y se disocia en los dos componentes, la DNC, que es el componente activo, y el HDP, que permite que se absorba en el intestino de las aves. Por lo tanto, cuando un ave de rapiña consume una paloma tratada, está ingiriendo la nicarbacina de forma disociada y, consiguientemente, inactiva, por lo que su organismo no podrá absorberla. Aun así, los restos de nicarbacina inactiva que pueda consumir son irrelevantes, a causa de la escasa cantidad que queda en los tejidos y los órganos de las palomas.

Se encontraron las concentraciones de nicarbacina siguientes en palomas tratadas con el producto:

Parte de la paloma Concentración de nicarbacina
Músculo, 50 g 0,11 mg
Huevo 0,15 mg
Piel y grasa, 30 g 0,054 mg
Hígado, 20 g 0,14 mg

Por lo tanto, un depredador ornitófago consumiría entre 0,30 y 0,45 miligramos de nicarbacina, una dosis veinte veces inferior a la dosis mínima necesaria para que tenga cualquier efecto.

Mamíferos

Los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que los mamíferos (incluidos los humanos) tendrían que consumir cantidades muy elevadas del producto para manifestar efectos tóxicos.

Según la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos), basándose en los datos toxicológicos orales agudos de LD50 de la rata y para el producto americano (2.500 ppm), con una concentración de nicarbacina tres veces superior al producto europeo (800 ppm), una ingestión única aguda para un niño (15 kg p. v.) tendría que superar los 60 kilogramos de producto y, para un perro (10 kg p. v.), los 40 kilogramos de producto para causar efectos letales en el 50 % de la población que la consuma.

Por lo tanto, el producto utilizado en la ciudad de Barcelona solo tiene efectos tóxicos a partir de 12 kilogramos de producto por cada kilogramo de peso del mamífero. En consecuencia, el consumo diario de producto no es posible, y mucho menos ingerir la cantidad que puede ser problemática.

Impacto ambiental

Partiendo de la concentración del fármaco y de sus metabolitos en los excrementos, se ha valorado el impacto ambiental.

La cantidad de nicarbacina y de sus metabolitos eliminados en el ambiente por una población de palomas tratadas con la dosis indicada resulta cien veces inferior al límite indicado por la normativa europea vigente en materia de environmental risk assessment (ERA), que fija el límite para la mencionada sustancia en 10 microgramos por kilogramo de terreno.

La persistencia en el ambiente es limitada a causa de la sensibilidad a los rayos ultravioletas y a la disociación de la molécula.

El tratamiento de palomas en jaulas individuales ha permitido recoger y analizar las deyecciones y valorar la presencia de nicarbacina residual.

A raíz del DDT y otros plaguicidas nocivos para las aves y la vida silvestre, la EPA ha adoptado una posición proactiva en la reducción de los riesgos. Para poder comercializarse para el control de palomas y ocas canadienses, la nicarbacina ha tenido que pasar los controles de la EPA y tiene la aprobación desde el año 2005. En los estudios que ha tenido que superar para ser aprobada, se demuestra que los efectos en los organismos terrestres y acuáticos son prácticamente no tóxicos (la categoría más baja), incluso en concentraciones mayores que las utilizadas para el control de la reproducción.