El abandono, un delito. La adopción, una esperanza