Apostamos por la bicicleta

Barcelona es una ciudad comprometida con un modelo de movilidad segura, sostenible, equitativa y eficiente, que apuesta por dar más protagonismo a los modos de transporte no contaminantes, mediante, entre otras iniciativas, el incremento del uso de la bicicleta como modo habitual de transporte urbano.

La bicicleta es una forma alternativa de moverse por la ciudad y el medio de transporte más eficiente en términos energéticos (energía necesaria para desplazar a una persona). Más práctica. Más sana. Y más sostenible: no emite humo, no produce ruido, no consume derivados del petróleo y contribuye a recuperar las calles como espacios de convivencia ciudadana y a mejorar la calidad de vida.

Por este motivo, el Ayuntamiento de Barcelona quiere fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad con la Medida Estratégica de la Bicicleta (2015) (>), que contempla la ampliación y mejora de la infraestructura ciclista en la capital catalana, con las medidas necesarias para garantizar desplazamientos más seguros, y las acciones para minimizar los conflictos con los demás usuarios de la vía pública, sean peatones u otros vehículos del tráfico rodado.

Desde aquí, te invitamos a utilizar la bicicleta como modo de transporte habitual. Ganaremos en salud, en calidad ambiental y en una ciudad más segura y sostenible. Te pedimos, sin embargo, que lo hagas con precaución, para evitar accidentes (tuyos y de los demás). Todos, ciclistas y no ciclistas, ganaremos. Disfrutaremos de una buena convivencia y viviremos en una ciudad más humana.

Apostem per la bicicleta
Apostem per la bicicleta 2
Apostem per la bicicleta 3

Apostamos por la bicicleta

    Para disfrutar de mayor seguridad

El riesgo de accidente entre coches y bicicletas es de cien a dos. El aumento del número de desplazamientos en bici provoca que se reduzca el número de accidentes automovilísticos, ya que los conductores moderan más su velocidad.

    Para moverse con más ventajas

La movilidad en bicicleta es más sencilla que otros modos de transporte. ¿Sabías que la bici es más rápida que el coche en distancias urbanas cortas y medias? Por medio de varias competiciones de puerta a puerta, con el centro de la ciudad como destino, se ha podido comprobar cómo la bici es, en general, el transporte más rápido en distancias cortas. Además, es idónea para combinarla con el transporte público.

    Para ser ecológico

La bicicleta es un factor clave para reducir los niveles de contaminación ambientales y acústicos de las ciudades. Y, al mismo tiempo, la bici es el medio de transporte más eficiente en términos energéticos: gasta doce veces menos energía que un coche, incluso cuando este va lleno, para mover a una persona a lo largo de un kilómetro, y cincuenta veces menos que un coche ocupado por una sola persona.

    Para ahorrar tiempo y dinero

Además de ahorrar tiempo en los desplazamientos, ahorrarás dinero. Los costes de moverse en bicicleta no tienen nada que ver con los del coche o la moto. Además, los costes energéticos de construcción de una bicicleta también son muy menores.

    Para disfrutar de más espacio

Un ciclista ocupa cinco veces menos espacio que un automovilista, ya esté parado o en movimiento. Este dato tiene implicaciones muy profundas para el bienestar de los residentes. La menor contaminación acústica y las mayores posibilidades relacionales entre ciclistas y peatones hacen de la movilidad en bicicleta un factor de mejora de la calidad de vida.

    Para ponerse en forma

Ir en bici es uno de los ejercicios más beneficiosos para la salud que hay, ya que durante el esfuerzo se movilizan grandes grupos musculares. Si se practica con regularidad, permite reducir la frecuencia cardiaca y respiratoria en reposo. Además, ayuda a prevenir las enfermedades coronarias, la hipertensión, el colesterol y la diabetes.

Back to top