Barcelona Cultura

(Isabel Steva) 'COLITA': "Tener ojo crítico fotográfico significa poder juzgar las situaciones y saber si vale la pena o no hacer una fotografía".

El 27 de noviembre, el FAD organiza en el Disseny Hub un acto de reconocimiento a la gran fotógrafa Isabel Steva, más conocida como Colita. Un homenaje para reconocer su contribución y trayectoria dentro del mundo de la fotografía. Con motivo de este evento, desde el Disseny Hub hemos querido hablar con ella no sólo de fotografía, sino también de diseño

P: Què significa tener ojo crítico fotográfico?

R: Para mi tener ojo crítico fotográfico significa poder juzgar las situaciones y saber si vale la pena o no hacer una fotografía. Te permite poder decidir lo que vale la pena y lo que no vale la pena retratar. Es también pensar si con una fotografía puedes influir de alguna forma en el transcurso de las cosas

P: ¿Cómo ves el futuro del diseño y la fotografía en Barcelona? Puede la interpretación (o el papel) del fotógrafo influenciar los caminos del arte, el diseño y la arquitectura?

R: Yo tendría que tener una bola de cristal para poder contestarte a esta pregunta porque las cosas evolucionando una forma meteórica. Yo nací con la fotografía analógica y no pensé jamás que al final de mi carrera profesional tuviera que cambiarme a la digital. Y, sin embargo, así ha sido, porque yo ya no toco la analógica, toco la digital. Entonces yo no sé cómo puede acabar la cosa pero veo por ejemplo ésta camarita – nos enseña una cámara del tamaño de una caja de cerillas – o las gafas estas que hay que te permiten grabar y fotografiar y me asombra. ¿Cómo va acabar la historia de la fotografía? No lo se, no tengo ni idea, pero seguro que evolucionando a una velocidad vertiginosa. Y en cuanto al diseño, lo mismo. Está muy relacionado con lo anterior.

P: La Barcelona de tus imágenes ya no es la de hoy. ¿Cuál ha sido el papel de la fotografía en la gestación de la modernidad de la 'ciudad del diseño'?

R: Barcelona y la fotografía van de la mano en cuanto a la evolución: evoluciona la fotografía y evoluciona Barcelona. Cuando yo empecé a retratar la Barcelona de los años sesenta pues ¡imagínate! Cómo ha cambiado la cosa en 60 años. Barcelona ha pasado por muchas etapas: la etapa que decía Gil de Biedma ‘Barcelona tiene color de paloma sucia’; la Barcelona de las Olimpiadas; o la Barcelona un poco aséptica que tenemos ahora, en este momento en que no sabemos muy bien hacia donde tira. Yo creo que Barcelona en este momento está parada, y no sé hacia dónde se dirige. Las cosas evolucionan a tal velocidad que es muy difícil preveer. Solo puedes abrirte, dejar todas las ventanas abiertas de la casa para que entre lo que tenga que entrar.

P: Si tuvieras que elegir un fotógrafo de referencia, a quién elegirías? Y en diseño?

R: Català Roca. A Català Roca lo conocí en la ‘Mariona’ en los años 50 junto con Oriol Maspons y Xavier Miserachs. Él era el mayor de todos y yo la más joven. Yo todavía  no había empezado a hacer fotos y le veía como a un personaje de referencia, tanto humanamente como como fotógrafo. Como fotógrafo era espléndido. Yo siempre pensé ‘cuando se mayor yo quiero ser como Català Roca’.He tenido compañeros fotógrafos maravillosos a los cuales quiero, respeto y he aprendido muchísimo de ellos pero si me preguntas la referencia, entonces Català Roca.

En diseño, los Milá. Lo más elegante que ha tenido en diseño esta ciudad son los Milá – y nos enseña una de las lámparas TMM de Miguel Milá-.

P: También las cámaras fotográficas son objetos susceptibles de diseño cuál es tu "máquina" o máquinas preferidas?

R: Las ligeras. Para mí cuenta mucho lo que pesa cuatro, cinco, seis horas o más con un equipo fotográfico encima, te juro que el peso cuenta mucho. Entonces yo he trabajado con cámaras excelentes y que pesan poco. Luego también he trabajado con cámaras muy, de seis por seis, pero es inevitable a veces.


P: Hace años que “colgaste” la cámara pero sigues reivindicativa y diciendo lo que piensas con la única diferencia de que ahora ya no te vales de la fotografía para hacerlo. Desde que te jubilar, no te han entrado ganas de volverte a colgar la cámara y retratar? Hay algún momento, fenómeno o situación que te haya tentado de hacerlo?

R: No he tenido tentaciones. Sólo para el 15M me pasó algo así. Yo estaba coja y salí con la cámara a hacer fotos porque tuve la sensación de que aquello era una llamada que iba a cambiar muchas cosas y no me equivoqué. Pero lo hice porque me apeteció, luego no hecho nunca nada más profesional.

Y luego pues yo voy haciendo fotos con mis cámaras chiquititas pero nada profesional. Lo último que hice fue un ballet que dirigía una amiga mía y que le hice las fotos. Mi amiga se llama Natalia Menéndez,  directora de teatro y actriz y me apetecía hacerlo y lo hice. No me he olvidado de hacer fotos, lo que pasa que ahora no trabajo, es simplemente por placer o porque algún amigo me lo pide, me pide ‘hazme una foto de mi nieto’, y se la hago. Cosas tan sencillas como esta sin ningún tipo de pretensión ya de hacer ‘arte y ensayo’.

P: ¿Cuál es o ha sido tu relación con el mundo del diseño?

R: Pues mira, aquí tengo la ‘Silla Lola’, la ‘Lámpara TMM’… para mí el diseño es importante y me gusta combinarlo con, por ejemplo, antigüedades o cosas divertidas. Me gusta tener alguna cosa de diseño.

P: El FAD te ha concedido diferentes distinciones como el Premio de Honor de los Premios FAD Sebastià Gasch de Artes Parateatrales en 2008 o la medalla del FAD el año 2012. Esta vez pero el reconocimiento es diferente: se organiza un acto expresamente de reconocimiento a tu contribución y trayectoria. ¿Qué significa para ti que una entidad como el FAD te reconozca como Maestra?

R: Es uno de los honores más grandes que he recibido en mi vida. Porque el FAD es una de las instituciones barcelonesas más respetadas que hay. Yo siempre he tenido muy buena relación con el FAD, con el diseño u, además, he expuesto fotografías un par de veces en el FAD.

No es que solo me haga ilusión, es que es un gran honor. Es una de las consideraciones más importantes que he recibido en mi vida. Estoy muy honrada, porque no es lo mismo que te den un premio de fotografía, que te gusta pero no es lo mismo que tener la consideración del FAD. Porque los conozco, he trabajado con ellos, he hecho fotos para ellos, me han dado premios, hay una relación muy entrañable con el FAD. He sido amiga de personas muy ligadas al FAD.

Fotografía: Marta Albertí.

Altres notícies

El Disseny Hub, exemple de bones pràctiq...

22/11/2017

El martes 28 de noviembre, el Ayuntamiento de Barcelona organiza la jornada Ayuntamiento + Sostenible [A + S],...

El arquitecto Puig i Cadafalch, visto po...

21/11/2017

A partir del 23 de noviembre, si os acercáis al Disseny Hub, podréis disfrutar en la planta B del Museu del Disseny...

El Disseny Hub vuelve a acoger los Premi...

16/11/2017

El 22 de noviembre el auditorio de Disseny Hub volverá a acoger la ceremonia de entrega de los Premios de Fotografía...

El Disseny Hub, centro del sketching en...

16/11/2017

A lo largo del año, el Disseny Hub ha acogido diferentes actividades relacionadas con el mundo del sketching....