Decálogo 2018

A continuación se detallan un total de diez propuestas de buenas prácticas en las que las entidades del sistema deportivo y, en especial, las empresas patrocinadoras y organizadoras de eventos deportivos que están de acuerdo con lo que manifiesta el Instituto Barcelona Deportes se pueden adherir y hacerlas visibles.

1. Establecer unas normas de vestimenta que eviten la sexualización y la cosificación de las mujeres. Las vestimentas deben ser adecuadas al entorno de trabajo, en el deporte y en las condiciones meteorológicas.

2. Tener cuidado con las imágenes que se proyectan durante todo el evento, tanto estáticas como dinámicas. Estas imágenes deben incluir referentes femeninos y masculinos, darles el mismo protagonismo en tiempo de proyección y roles a desarrollar.

3. Potenciar la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en la estructura de la organización del evento.

4. Equilibrar el equipo de trabajo de las organizaciones procurando que haya representación femenina y masculina, mirando que la contratación se haga según las necesidades del puesto de trabajo y los méritos de la persona desde el punto de vista profesional. Los sueldos del equipo de trabajo serán igualitarios.

5. La organización debe proporcionar formación en perspectiva de género para mejorar la imagen y la comunicación del evento deportivo.

6. Dar visibilidad a las deportistas como protagonistas del deporte. La organización velará por que las entrevistas y el tratamiento mediático que se haga se oriente al éxito y la práctica deportiva en sí misma, y no a aspectos personales, anecdóticos o sensacionalistas.

7. Otorgar los premios, tanto de la organización como de los patrocinadores del evento, de manera igualitaria a hombres y mujeres, con las mismas cuantías u obsequios.

8. Disponer de un protocolo de prevención y actuación ante situaciones de acoso sexual que se puedan dar durante el evento y en todo lo que le rodea.

9. Establecer medidas en caso de que se produzcan insultos o comportamientos sexistas durante el evento.

10. Trabajar conjuntamente para que el deporte sea un motor de cambio de la sociedad, para convertirla en más igualitaria.

Nos comprometemos a desarrollar las acciones que se detallan en el decálogo y hacerlas visibles durante el 2018, para dar ejemplo de buenas prácticas en el sistema deportivo.