Plan del Verde y de la Biodiversidad 2012-2020

Barcelona tiene el compromiso de conservar y mejorar su infraestructura ecológica para que la naturaleza en la ciudad configure una auténtica red verde que beneficie a todos los ciudadanos. Para conseguirlo, Ecología Urbana ha desarrollado el Plan del Verde y de la Biodiversidad que define los retos, objetivos y compromisos del gobierno municipal en relación a la conservación del verde y de la diversidad biológica de la ciudad. El documento planifica a largo plazo las actuaciones para conseguir una infraestructura ecológica que produzca beneficios para las personas y constituya no solo un servicio ambiental sino social para afrontar los retos de futuro.

235.000 árboles

en zona urbana

17,71 m2

de verde/hab

54 espacios

de interés natural en el núcleo urbano

Conservar y mejorar el patrimonio natural de la ciudad y evitar la pérdida de especies y hábitats.

Conseguir el máximo de superficie verde y trabajar su conectividad mediante los corredores verdes.

Obtener los máximos servicios ambientales y sociales del verde y la biodiversidad y potenciar el valor que la sociedad les asigna.

Hacer la ciudad más resiliente ante retos emergentes como el cambio climático.

1

Conservar el patrimonio natural de la ciudad.

La conservación del patrimonio natural es uno de los principales retos del desarrollo sostenible. En la ciudad, este reto se concreta en conservar y mejorar la biodiversidad en la ciudad, y evitar la pérdida de especies y hábitats poniendo en práctica medidas de prevención y corrección en aquellas actividades en el espacio público que puedan implicar un impacto .

2

Planificar el verde urbano buscando la conectividad y la distribución equitativa.

El fortalecimiento de la infraestructura ecológica pasa por repensar el actual sistema verde de la ciudad y poner en marcha proyectos metropolitanos de conexión del verde y conservación de la biodiversidad que permitan crear una red de corredores verdes que conecten los espacios existentes entre ellos y con Collserola, y los espacios fluviales del Llobregat y el Besós.

3

Diseñar la ciudad y los espacios verdes considerando los servicios ambientales e integrando criterios a favor de la biodiversidad.

Los espacios verdes ayudan a regular el microclima urbano, intervienen en el ciclo del agua y son el soporte de la biodiversidad. Por ello, hay que incorporar criterios de eficiencia en su concepción y diseño y permeabilizar el suelo en el espacio público, limitar los recursos hídricos y de mantenimiento en los espacios ajardinados y adaptar la vegetación a las condiciones ambientales.

4

Crear nuevos espacios para la naturaleza e incrementar la presencia de verde y biodiversidad.

Aunque Barcelona es una ciudad compacta con una alta densidad de población y pocos espacios naturales, hay que tratar de crear otros nuevos y enriquecer el verde existente para potenciar su función de hábitat.

5

Gestionar los parques y jardines y demás espacios verdes con criterios de eficiencia y sostenibilidad a favor de la biodiversidad.

Reducir la demanda de agua de los espacios verdes aprovechando los recursos freáticos, hacer un control integral de las plagas y enfermedades, utilizar las tierras más adecuadas, aprovechar los restos vegetales y, en definitiva, aplicar unos procedimientos de gestión y mantenimiento adaptados a cada tipo de vegetación, debe permitir disfrutar de un patrimonio natural urbano de calidad.

6

Preservar y dar valor al patrimonio cultural, especialmente en los jardines históricos.

Los parques y jardines de la ciudad plantean unos requisitos de conservación y preservación específicos que piden medidas especiales de protección y de gestión tales como hacer de Montjuïc el paradigma del patrimonio jardinero de Barcelona y elaborar el plan de preservación de las especies arbóreas identitarias de Barcelona.

 

7

Aumentar el conocimiento para la gestión y conservación del verde y de la biodiversidad.

La conservación de la biodiversidad en el medio urbano es un nuevo reto sobre el que aún falta conocimiento teórico y aplicado. Así pues, conviene estar atento y seguir el proceso de transformación que el cambio climático está produciendo sobre el patrimonio natural y continuar los estudios sobre los beneficios del verde y la biodiversidad.

8

Difundir el conocimiento del verde y de la biodiversidad y sus valores potenciando la formación.

Los conceptos relacionados con la biodiversidad todavía son bastante desconocidos por el público. Es importante dar a conocer mejor su riqueza, su importancia, los beneficios que aporta y los impactos a los que está sometida mediante estrategias comunicativas, formativas y educativas.

9

Fomentar las zonas verdes como espacios para la salud y el disfrute y promover la implicación ciudadana en su creación y la conservación de la biodiversidad.

Los espacios verdes urbanos contribuyen a mejorar la calidad de vida, el bienestar y la salud de las personas, y la diversificación en los perfiles de usuarios de los espacios verdes de Barcelona es un factor importante a tener en cuenta a la hora de planificarlos, diseñarlos y equiparlos. Conviene así pues aplicar el Plan de usos sociales de los espacios verdes de Barcelona y mejorar la dotación de equipamientos lúdicos y de salud en los parques con la participación de la ciudadanía.

10

Fortalecer el liderazgo municipal, el trabajo en red y el compromiso en la conservación del verde y de la biodiversidad.

El objetivo es hacer de Barcelona un referente del verde participando activamente en las redes de ciudades y con los organismos más relevantes comprometidos con la problemática de la biodiversidad y potenciar el trabajo en red y la colaboración con las instituciones y las entidades comprometidas con la problemática de la biodiversidad.

La Naturaleza en Barcelona