Estrategia Residuo Cero

¿Qué es?

La filosofía del residuo cero se fundamenta, a grandes rasgos, en el reto de reducir progresivamente la generación de residuos hasta reincorporar todas las materias en el ciclo productivo o en los sistemas naturales. El intercambio, la reutilización, los mercados de segunda mano o el aprovechamiento de los excedentes alimentarios, por ejemplo, son acciones encaminadas a hacer de la prevención y la reducción desde el origen la vía para avanzar en la minimización de la carga residual.

Las estrategias más actuales incorporan también la idea de la economía circular, en la que se contempla todo el ciclo de vida de los productos, desde su diseño hasta su uso y recuperación, considerando que se trata siempre de recursos reaprovechables. En el contexto de la economía circular, la implantación del sistema de depósito y retorno constituye una de las medidas que más pueden contribuir a reducir residuos.

La Estrategia Residuo Cero en Barcelona

Barcelona comparte las ideas y los retos de la filosofía del residuo cero, ya que buena parte de las actuaciones que se plantean han sido impulsadas por el Ayuntamiento durante los últimos años, con la participación activa de organizaciones, entidades y empresas del municipio.

El Ayuntamiento apuesta por seguir impulsando políticas dirigidas a avanzar en el principal reto que ha guiado la actuación municipal en los últimos años: reducir la generación de residuos municipales, fomentando la recogida selectiva, la prevención, la recuperación y la reutilización de los recursos y materias primas.

Para cumplir este reto, el Ayuntamiento se plantea los siguientes objetivos:

  • Avanzar hacia una economía circular que, desde el ámbito local, innove para prolongar el ciclo de vida de las materias y fomente nuevos sistemas de producción.
  • Impulsar y alcanzar una nueva cultura del consumo con hábitos bajos en residuos.
  • Aumentar los niveles de recogida selectiva y de recuperación y reutilización de recursos, cuantificando los compromisos.
  • Implantar un modelo y unos sistemas de gestión de productos que favorezcan la reducción y la prevención de residuos.
  • Mejorar la información y la comunicación sobre el destino de los residuos, los costes, los beneficios y los impactos socioambientales.
  • Potenciar las complicidades y los vínculos entre todos los agentes sociales y económicos de la ciudad para extender una conciencia favorable a la nueva cultura del consumo.
  • ​Conseguir un consenso sociopolítico para garantizar la aplicación y continuidad de los nuevos modelos de gestión.

Objetivos cuantitativos

  • Desacoplar la generación de residuos de la actividad económica, reduciéndola por debajo de los 1,20 kg/hab./día.
  • Llegar a unos niveles de reciclaje del 60 % de los residuos urbanos.
  • ​Lograr una recogida de la fracción orgánica de calidad, con un 8 % máximo en peso de residuos impropios.

 

Ámbitos de actuación

En sintonía con los retos planteados, el Ayuntamiento de Barcelona plantea diez ámbitos de actuación prioritarios que dan continuidad también al trabajo realizado durante los últimos años con respecto al aumento de la recogida selectiva, el impulso de la prevención y la recuperación de los recursos que no han finalizado su ciclo de vida.

1. Prevención de residuos y preparación para la reutilización.
2. Modelos y sistemas de recogida más sencillos, más integrados y adaptados a las diferentes realidades urbanísticas y socioeconómicas.
3. Fracción orgánica como eje central de la gestión de los residuos.
4. Gestión de los residuos y prevención en los sectores empresarial, comercial y de servicios.
5. Red de puntos verdes con más servicios adaptados a todos los grupos de ciudadanos.
6. Criterios de diseño, producción y consumo innovadores y favorables a la economía circular.
7. Normativa y fiscalidad que incentive la prevención, la recuperación y la reutilización, con internalización de los costes de la recogida y el tratamiento.
8. Comunicación y educación para favorecer la nueva cultura del consumo, la prevención y la recogida selectiva, con el retorno a los ciudadanos de su implicación.
9. Redes de participación con organizaciones ciudadanas y sociales favorables a la prevención y el ahorro de residuos.
10. Ejemplaridad municipal en materia de prevención, recogida selectiva, reutilización y recuperación de recursos.

A la hora de diseñar el plan de acción que permita avanzar en la línea de los retos planteados, es necesario identificar tanto las barreras como las oportunidades que pueden existir y que pueden actuar de freno o de impulso para reducir la generación de residuos y recuperar la máxima cantidad de recursos que no han finalizado su ciclo de vida.

En todo caso, los niveles de recogida selectiva a los que se ha llegado —en torno al 38 % por término medio—, y que parecen haberse estancado en los últimos años, así como las dificultades para crear complicidades con muchos sectores económicos y progresar en la prevención y reducción en origen, evidencian que existen condicionantes de tipo fiscal, normativo, sociológico y económico sobre los que hay que actuar para vencer determinadas resistencias e inercias.

Estos condicionantes se podrían resumir en los siguientes:

  • El contexto normativo y fiscal (municipal y supramunicipal).
  • Los hábitos de consumo de los ciudadanos.
  • La percepción de los ciudadanos sobre la reutilización.
  • Los criterios de diseño y producción de las empresas.  
  • ​La percepción de las empresas sobre la prevención.

La identificación de las barreras y el aprovechamiento de las oportunidades debe ser compatible también con seguir trabajando en las líneas de actuación impulsadas en los últimos años, que se han mostrado efectivas a la hora de difundir la nueva cultura del consumo y que han tenido también resultados concretos con respecto al ahorro de residuos.

Actuaciones previstas

En el marco de la Estrategia Residuo Cero, se plantea a continuación una batería de veinte propuestas de actuación que dan continuidad, en la mayoría de los casos, a acciones que el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado en los últimos años, algunas de las cuales cuentan con la participación activa de organizaciones, instituciones y entidades de la ciudad.

1. Seminarios para oficinas más sostenibles
2. Comercios de venta a granel en el Mapa Barcelona Sostenible
3. Prevención de residuos en el comercio de proximidad
4. Compra verde interna en el Ayuntamiento
5. Mercados municipales más verdes
6. Ferias y congresos bajos en residuos
7. Prevención de residuos en nuevos sectores empresariales
8. Separación de la fracción orgánica en las escuelas
9. Recogidas selectivas en el comercio
10. Experiencias de devolución y retorno de envases
11. Modelos de recogida más sencillos para los ciudadanos
12. Sistemas para reducir la presencia de residuos impropios en la materia orgánica
13. Proyecto “Renueva”
14. “Reparado, mejor que nuevo”
15. Proyectos de aprovechamiento de alimentos
16. Proyectos de prevención de residuos en las escuelas
17. Compostaje comunitario y doméstico
18. Acontecimientos con menos residuos
19. Fiscalidad para incentivar la separación selectiva
20. Educación ambiental en los puntos verdes

Consultar el documento completo Estrategia Residuo Cero, noviembre 2016 (PDF)