La oferta educativa de la ciudad se ajusta a las demandas de las familias

Una vez acabado el proceso de preinscripción escolar para el curso 2017-2018, las cifras ponen de manifiesto el equilibrio entre la oferta de centros y la demanda de las familias. La puesta en funcionamiento de nuevos centros educativos en la ciudad permitirá minimizar la creación de grupos adicionales y la ampliación de la solicitud ha contribuido a mejorar el proceso de preinscripción.

Para el curso que empieza en septiembre se prevé la puesta en funcionamiento de seis nuevas escuelas y de un instituto en Barcelona, con el objetivo de poner solución al incremento de la demanda de matrícula en el territorio respecto al curso pasado y también garantizar la equidad, la calidad y la proximidad de la educación. Así, se han podido reducir los grupos adicionales y de momento se abrirán solo dos (uno en la Escuela Antoni Brusi, en la Vila Olímpica del Poblenou, y el otro en la Escuela Jaume I, en Sants).

Los datos muestran que las diferencias entre las escuelas más y menos solicitadas se han reducido considerablemente. Según la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz, eso evidencia que las familias ven, cada vez más, una equivalencia entre centros. “Queremos garantizar el derecho a la educación y a la mejor educación. Es clave que todo el mundo se sienta a gusto en la escuela, y por eso hace tiempo que trabajamos para que todos los centros ofrezcan garantías y calidad, y se adapten al entorno y a las circunstancias“, ha declarado. En P3 el 97,9 % de las familias han obtenido plaza en alguno de los centros pedidos en la solicitud, mientras que en primero de ESO la cifra es del 95 %.

Con respecto a la preinscripción, este año se ha puesto en marcha la ampliación de la solicitud, para todas las familias que no consiguieron plaza en uno de los centros pedidos. Se ha reducido hasta el 0,6 % el número de asignaciones de oficio a P3 y el 2,1 % a la ESO. Con eso, ha hecho falta la mitad de atención ofrecida a las familias —tanto por reclamaciones como por consultas— que el curso pasado.

También se observa un reequilibrio de la demanda entre la escuela pública (49,7 %) y la concertada (50,3 %).

Inversiones y obras de verano

La mejora de los equipamientos es una de las prioridades del Ayuntamiento de Barcelona. Por eso, el Consorcio de Educación de Barcelona —formado por el Ayuntamiento y la Generalitat— prevé una inversión de más de 13 millones de euros durante el año 2017. La mayoría de las obras tendrán lugar durante las vacaciones escolares, para minimizar la incidencia en la actividad del centro. Se realizarán, en total, actuaciones en 90 escuelas y 25 institutos, 81 de las cuales se ejecutarán durante el periodo de verano, que afectarán a fachadas, patios, aulas, cocinas, vestuarios y cubiertas, entre otras instalaciones.

Compartid este contenido