Buenas prácticas para reducir las molestias de los grupos turísticos

Turismo. Acuerdo con los guías turísticos para adoptar medidas que mejoren la convivencia entre los circuitos y la vida cotidiana de la ciudad

Los grupos turísticos generan molestias al vecindario y la actividad económica de la ciudad, especialmente en los espacios de gran afluencia. Molestias relacionadas con el ruido, la dificultad de la movilidad o el bloqueo de acceso a los comercios y otros establecimientos Para minimizar este impacto negativo se ha firmado un acuerdo de buenas prácticas con las asociaciones de guías turísticos, lo cual se concibe como un primer paso en la reglamentación de este sector.

En total se plantean dieciséis buenas prácticas que tienen como finalidad mantener el equilibrio de la vida cotidiana, hacer sostenibles los recursos turísticos y el espacio público, garantizar la eficiencia y la seguridad de la movilidad y fomentar la tarea de los guías como garante y prescriptora de la calidad de la ciudad.

El concejal de Empresa y Turismo, Agustí Colom, ha asegurado: “Este acuerdo destaca el trabajo del colectivo de guías turísticos.” Y ha confirmado que se trata “de un paso previo a la elaboración de la normativa necesaria que garantice su cumplimiento“.

Dos de las medidas más destacadas del acuerdo son, por un lado, la adopción de sistemas de radioguía que permiten a los profesionales realizar las explicaciones a los visitantes de manera silenciosa y reducen la contaminación acústica y, por el otro, la limitación del volumen de los grupos turísticos y su adaptación a la capacidad de los espacios visitados.

La declaración se hará extensiva a todos los operadores que organizan rutas y circuitos gratuitos, los conocidos como free tours, para que los adopten y contribuyan a mejorar la sostenibilidad de la destinación Barcelona.

Más información