Referéndum y ambigüedad

El pasado 30 de junio, el Pleno municipal rechazó una propuesta del Partido Popular que reclamaba al Ayuntamiento de Barcelona, no dar apoyo, ni participar en la organización del referéndum ilegal, que Puigdemont y Junqueras pretenden celebrar el 1 de octubre. Como era de esperar, los partidos independentistas: ERC, la antigua CiU y CUP, junto al partido de Ada Colau, votaron en contra de esta petición. Una vez más, la alcaldesa se alineaba con el independentismo, al no rechazar el referéndum ilegal. Un hecho que no debe sorprender a nadie, ya que Colau siempre ha sido defensora de la consulta independentista, llegando a votar sí-sí en el 9-N.

Quedan dos meses para el 1-O, Colau debe desmarcarse de las tesis independentistas, porque hasta ahora las ha ido respaldando casi todas, comprometiéndose hacer una consulta en Barcelona sobre la adhesión a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) osumándose al Pacto Nacional por el Referéndum. Colau debería ser consciente que el tiempo se acaba y que más temprano que tarde, deberá posicionarse sobre esta cuestión y dejar su ambigüedad del sí, pero no.

Solo espero que prevalezca el sentido común y la alcaldesa no se comprometa a dar apoyo logístico con funcionarios, Guardia Urbana, equipamientos municipales o cediendo datos del censo a la Generalitat. Si esto sucede, Colau y su gobierno municipal deberán asumir responsabilidades por facilitar la organización de un referéndum ilegal. También tendremos que comprobar que hará el PSC en el caso de que Colau siga con su actitud de no evitar el referéndum. Un hecho que ya ha sido motivo de división dentro del gobierno municipal de Barcelona, ya que PSC se ha desmarcado de Colau. Si los socialistas son coherentes deberían dar un paso adelante y dejar el gobierno municipal de Colau.

Mientras el Barómetro municipal de junio 2017, demuestra una vez más, que la mayoría de los barceloneses se siente catalán y español, un66,6%, frente el23,8% que dice sentirse tan sólo catalán. El derecho a decidir es en realidad el derecho a dividir y convertir Barcelona en una pieza más del puzzle independentista. Colau con su ambigüedad está dando alas al independentismo.

Alberto Fernández Díaz

Share this content