Atención más personalizada en las 'escoles bressol' con la ampliación de horas de apoyo

A partir del curso que viene, las 98 escoles bressol (jardines de infancia) de la ciudad ampliarán su horario de apoyo educativo para mejorar la atención personalizada a los niños y aligerar la carga de las educadoras de los centros. Se pasará, así, de las tres horas y media diarias actuales a cuatro horas, y volverá a ser como antes de los recortes de febrero del 2012.

El personal de apoyo educativo de las escoles bressol refuerza la atención de los niños durante la comida y la siesta, y también durante las acogidas de ocho a nueve de la mañana. También trabaja con niños que tienen necesidades educativas especiales y, a partir de septiembre del 2017, dará apoyo durante algunas de las actividades de juego y descubrimiento.

Este incremento de las horas de apoyo educativo se suma al que ya tuvo lugar el año pasado. En abril del 2016 se aprobó el paso de las tres a las tres horas y media diarias, que con la nueva medida se convertirán en cuatro. “El reto era hacer reversible el recorte que hubo en febrero del 2012. En el año 2011 ya se efectuaban veinte horas semanales de apoyo educativo en las escoles bressol”, ha recordado al comisionado de Educación y Universidades, Miquel Àngel Essomba. “Este apoyo resulta imprescindible para personalizar la educación de los niños en la primera etapa de educación infantil y dar a las educadoras más tiempo para tareas de gestión y para atender a las familias, que son una parte muy importante del proyecto educativo del jardín de infancia municipal”, ha añadido.

La medida supone una inversión del presupuesto municipal de 1,7 millones de euros por curso escolar. Siete escoles bressol ya disfrutan actualmente del apoyo de veinte horas semanales. A partir de septiembre, lo adoptarán los 91 centros restantes.

Futuro modelo de la escola bressol municipal

El incremento de horas es la primera medida de un planteamiento renovado de las escoles bressol. Durante los próximos meses se prevé un debate en profundidad, denominado “Impulsemos el 0-3”, para diseñar el nuevo modelo. La escola bressol del futuro debe mantener los aspectos que funcionan en el modelo tradicional y adaptarse a los desafíos actuales, a las necesidades de los niños y a las demandas reales de las familias.