Orientaciones sanitarias

Las enfermedades que se pueden transmitir de una persona a otra son frecuentes en niños que asisten a la escola bressol. De manera general, se informa de que los niños no tienen que ir a la escuela cuando tengan manifestación activa de enfermedad infecciosa para garantizar su bienestar y evitar el riesgo de contagio a las personas con quienes comparten aula.

El documento “Criterios de no asistencia del alumnado a la escuela o a la escola bressol durante un periodo de tiempo determinado a causa de enfermedades transmisibles”, elaborado por el Departamento de Salud Pública de la Generalitat de Catalunya, servirá de referencia a la escuela para compartir con las familias cuáles son las manifestaciones de enfermedad que implican la recomendación de que los niños no asistan a la escuela.

Según este documento, los criterios generales que aconsejan la no asistencia del niño a la escuela son los siguientes:

  • Que la enfermedad impida que el niño lleve a cabo las actividades con normalidad.
  • Que la enfermedad del niño requiera más atenciones de las que sus responsables le puedan dar, ya que la atención a los demás niños no puede quedar afectada.
  • Que el niño presente fiebre, letargia o irritabilidad, que llore constantemente, que respire con dificultad o que tenga otros signos que evidencien una enfermedad grave.
  • Que el niño presente exantema con fiebre o cambios de comportamiento y el médico no haya descartado que sea una enfermedad infecciosa.

Este documento se puede consultar aquí.

En caso de que un niño de la escuela sea diagnosticado de una enfermedad infecciosa grave, siempre es la Agencia de Salud Pública la que determina el procedimiento de actuación que debe seguirse.

  • En caso de que se detecte la presencia de piojos en la cabeza de los niños, será necesario un tratamiento de manera inmediata. En los casos de liendres, una vez iniciado el tratamiento, y si ya están muertas, aunque no hayan desaparecido del todo, el niño puede asistir a la escola bressol.
  • Los niños con alergias alimentarias lo tienen que acreditar con un informe emitido por un médico colegiado, en el que se especifiquen los alérgenos concretos y se indique como mínimo el índice de IgE y los valores de referencia considerados normales. También hay que especificar las medidas de actuación recomendadas.
  • Si un niño se pone enfermo en la escuela, se avisa a la familia. Para poder establecer una rápida comunicación en caso de que se presente una situación de urgencia, la escuela debe tener, al menos, un teléfono de contacto de la familia (casa, trabajo, móvil, etcétera). La familia indicará a qué hospital o clínica prefiere que se traslade a su hijo en caso de urgencia o de enfermedad importante, siempre que las circunstancias de la urgencia permitan elegirlo.
  • Para poder administrar medicación a los niños, es preciso que el padre, la madre o la persona que tenga la tutela aporte una receta o informe del médico en el que conste el nombre del niño, la pauta y el nombre del medicamento que debe tomar. Asimismo, el padre, la madre o la persona que tenga la tutela debe aportar un escrito en el que se pida y se autorice al personal del centro educativo para administrar al hijo la medicación prescrita, siempre que sea imprescindible administrarla en horario lectivo.

El Departamento de Salud y la Sociedad Catalana de Pediatría recomiendan administrar paracetamol a niños con fiebre igual o superior a 38 ºC. Para poder administrar este medicamento, se requiere la autorización del padre, la madre o la persona que tenga la tutela, que la escuela pedirá en el momento de la inscripción del niño.