fabra i coats qui som

La nave que ocupa la Fabra i Coats - Fábrica de Creación de Barcelona fue construida entre 1910 y 1920

y consta de cuatro plantas, con estructura de ladrillo visto y de dos torres adosadas a la fachada que comunican verticalmente los diferentes espacios. Este edificio, icono del patrimonio industrial barcelonés, forma parte de un complejo más amplio, integrado por varias naves construidas en diversas épocas.

El año 2008 se propuso convertirla en Fábrica de Creación Artística dentro del programa Fábricas de Creación impulsado desde el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB).

El complejo industrial de Coats Fabra SA (antigua Fabra i Coats) es una hilatura (fábrica de hilos y tejidos) del siglo XIX que formaba parte del antiguo municipio de Sant Andreu de Palomar (distrito 9). Este complejo ocupaba dos manzanas de casas separadas por la calle Sant Adrià, situada en frente de ellas.

La primera, ocupada por la Fábrica Sant Andreu, la conforman las calles de Sant Andreu, Sant Adrià, Segre y Parellada. La segunda, ocupada por la Fábrica de la Reguera, la conforman las calles Sant Adrià, Otger, Balari y Jovany y Segre. Este complejo industrial está formado por una serie de naves de diferente factura y antigüedad. La nave que ocupa la Fabra i Coats - Fábrica de Creación fue construida entre 1910 y 1920 y consta de cuatro plantas, con estructura de ladrillo visto y de dos torres adosadas a la fachada que comunican verticalmente los diferentes espacios. Este edificio, icono del patrimonio industrial barcelonés, forma parte de un complejo más amplio, integrado por varias naves construidas en diversas épocas

, la más antigua de las cuales es de 1890. El complejo es testigo de la historia de Sant Andreu de Palomar (el antiguo municipio en el que nació) antes de su anexión a Barcelona, de un momento excepcional en el desarrollo de la ciudad y del proceso de industrialización que vivió Cataluña a partir del siglo XIX.

fabra i coats

En 1893, el empresario Ferran Puig i Gibert fundó en Sant Andreu, junto a su socio Jaume Portabella, una fábrica de hilados de lino denominada Vapor de Fil. Fue la semilla de una empresa que aplicó las últimas innovaciones tecnológicas del momento a sus procesos de producción. Con la llegada a la empresa de Camil Fabra, en 1884 se constituye la Sociedad Anónima Fabra i Portabella que, en 1903, se fusionó con la empresa británica J&P Coats. La empresa resultante se convertiría en una de las principales industrias textiles de Europa.

Muchas empresas de Sant Andreu, como por ejemplo el Vapor de Fil, el Vapor de Rec o Ca l’Alzina acabaron absorbidas por la Fabra i Coats. La llegada de los británicos trajo consigo destacadas innovaciones sociales, como por ejemplo las vacaciones pagadas. La estructura económica, social y cultural del barrio quedó durante aquellos años ligada a la empresa. Sin embargo, en los años setenta del siglo XX se sucedieron los cierres de fábricas y el despido de los trabajadores.

fabra i coats

El año 2008 se recupera el espacio para destinarlo a la creación artística en el marco del proyecto Fábricas de Creación impulsado por el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB), en respuesta a la necesidad de los artistas de contar con espacios de trabajo y con puntos de encuentro con otros creadores.

El año 2009 supuso el del comienzo de la actividad regular de la Fábrica de Creación dentro del recinto de la Fabra i Coats como equipamiento específicamente destinado a ofrecer espacios y recursos al servicio de los creadores de la ciudad, si bien no de manera exclusiva.

La puesta en funcionamiento de este espacio formó parte intrínseca de su futuro diseño. Por este motivo, este inicio se hizo conscientemente en uno entorno de provisionalidad, considerando que para la rehabilitación futura del espacio era interesante y factible establecer un banco de pruebas.

La definición de un primer plan de usos, la concepción de un anteproyecto arquitectónico que permitiera abordar la rehabilitación definitiva del espacio a corto plazo, se realizó en paralelo a la ocupación del espacio tras un acondicionamiento básico de una cuarta parte de la superficie total del equipamiento.