Usted está aquí

Accesibilidad y diseño universal

La accesibilidad es un factor clave para lograr la integración de las personas con discapacidad en la comunidad. Hace referencia a las condiciones que debe cumplir el entorno (edificios, calles, servicios, instrumentos, etc.) para que todas las personas puedan hacer uso de él y disfrutarlo con seguridad y comodidad, de la forma más autónoma posible.

Decimos que un elemento es accesible cuando no presenta barreras para las personas con discapacidad, como pueden ser barreras físicas (escaleras, pendientes excesivas, espacios estrechos) o barreras de comunicación (ausencia de texto escrito o de explicación con voz, texto inadecuado por tamaño, color o complejidad, etc.).

El diseño universal es el diseño de productos, entornos, programas y servicios de tal forma que puedan ser utilizados por todas las personas, en la mayor medida posible, sin necesidad de adaptación ni de diseño especializado.