La realidad juvenil de Barcelona

Los jóvenes piden más recursos formativos y facilidades para acceder al mundo laboral. El Ayuntamiento ha vuelto a elaborar la Encuesta de jóvenes 13 años después de la última. El estudio permite conocer las condiciones de vida, los hábitos y los valores de los barceloneses de entre 15 y 29 años.

Según la encuesta y en relación con la de 2002, la cantidad de jóvenes que sólo trabaja ha disminuido de un 33% a un 27%. En cambio, la cantidad de jóvenes que sólo estudian ha aumentado, y llegan al 44,8%, mientras que en 2002 lo hacían el 29%. El crecimiento de la temporalidad laboral también queda reflejado en este estudio, ya que este año el 56% de los jóvenes tienen contratos laborales temporales mientras que en 2002 representaban el 31%.

La encuesta de 2015 también muestra fuertes desequilibrios territoriales con relación a la formación y la vinculación al mundo laboral. Si el total de Barcelona el 11,4% de los jóvenes ni estudian ni trabajan, los barrios con rentas más bajas el porcentaje sube hasta el 18,5%.

En cuanto a las actitudes hacia el trabajo, más de la mitad aceptaría un trabajo con sueldo inferior al considerado justo y un 79,7% estarían dispuestos a ir a trabajar al extranjero en el futuro.

El estudio también evidencia que la principal demanda de los jóvenes al Ayuntamiento son los recursos formativos y las ayudas para poder acceder al mercado laboral.

Ante la pregunta sobre cuáles consideran que deben ser las actuaciones prioritarias del consistorio, los jóvenes manifiestan que se deben ampliar las becas de estudio, las actuaciones de promoción del empleo juvenil, la información sobre estudios y salidas profesionales y la construcción de viviendas sociales para jóvenes.

Estas demandas coinciden con las líneas de actuación que plantea el nuevo Gobierno municipal, el cual ya ha comenzado a trabajar en un plan futuro contra la precariedad juvenil.

Los intereses y los valores de los jóvenes también han variado desde 2002.

La salud es el aspecto personal más importante para los jóvenes, seguido de la familia y los amigos. El interés por la política ha crecido 8 puntos y la costumbre de salir el fin de semana ha disminuido del 55,5% al ​​29,8%. El asociacionismo bajó 3 puntos, y en este sentido el Gobierno municipal quiere potenciar la autoorganización y la participación de los jóvenes en los movimientos culturales y los equipamientos de la ciudad.

[Texto redactado por El Digital D Barcelona. 02-12-2015]