Usted está aquí

Actuaciones a corto plazo

Intervenciones de seguridad y movilidad a corto plazo

En paralelo, el Ayuntamiento avanza en la implementación de medidas a corto plazo para mejorar la seguridad y la movilidad de la Meridiana que surgieron en la diagnosis inicial de la avenida y en los procesos participativos con el vecindario. Son acciones que intentan resolver problemas actuales y facilitar el cruce de los peatones.

Las ejecuciones son las siguientes:

  • Mejora de la seguridad vial de los espacios de refugio para peatones. Los espacios de refugio de los pasos de peatones existentes en la avenida, entre la calle de Aragó y el paseo de Fabra i Puig, se han mejorado con la implantación de elementos que refuerzan la seguridad (2016).
  • Ampliación de la acera de la esquina mar-Llobregat del cruce Meridiana-Fabra i Puig. El espacio de peatones en la esquina de mar en el lado Llobregat ganará espacio para reducir la longitud del paso de peatones actual (inicio de obra previsto: mayo 2018).
  • Nuevo paso de peatones entre la estación de Sant Andreu Arenal y el parque de Can Dragó. Se propone un nuevo punto de cruce para favorecer la movilidad de los peatones y reducir la distancia actual entre pasos (finalizado: febrero 2018).
  • Habilitación de dos nuevos carriles bus, uno por sentido de circulación, en la avenida Meridiana entre el paseo de Fabra i Puig y la avenida de Rio de Janeiro, con la consecuente reducción del ancho de los carriles de circulación (verano 2017).

Por otro lado, mientras se siguen analizando los próximos pasos a dar en el marco de la reforma global de la avenida, se realizarán otras actuaciones:

  • Reducción del ancho de los carriles de circulación entre Mallorca y Fabra i Puig para disminuir la velocidad de circulación y, al mismo tiempo, poder ampliar la mediana central para mejorar el espacio de los refugios y la seguridad de los peatones (ejecución prevista: verano 2018).
  • Proyecto para ubicar un nuevo intercambiador de autobuses interurbanos en sentido de entrada a la Meridiana, justo a la altura de la Sagrera, junto a la calle de Garcilaso, donde actualmente está el segundo intercambiador ferroviario más potente de la ciudad, con el objetivo de potenciar el transporte público. Se reservará un espacio exclusivo para encochar y desencochar pasajeros, lo que permitirá conectar los servicios de autobuses interurbanos con la parada de autobuses urbanos, la estación de metro de la Sagrera y la estación ferroviaria de la Sagrera. El nuevo intercambiador se habilitará durante la reducción de ancho de carriles del tramo entre la calle de València y el paseo de Fabra i Puig (ejecución prevista a finales de 2018).