Usted está aquí

Primeras propuestas

En noviembre del 2016, el Ayuntamiento presentó en la Mesa de Participación de la Meridiana unas propuestas de intervención para pacificar la avenida y convertirla en un eje cívico de referencia donde los peatones, los espacios verdes y de ocio y el transporte público fueran protagonistas.

Se trata de actuaciones que parten de la diagnosis realizada a partir de reuniones y talleres con entidades y vecindario para evaluar las problemáticas y necesidades de la avenida y definir cómo intervenir para hacerla más humana y menos contaminante.

La diagnosis de la situación actual y las principales problemáticas de la avenida han permitido hacer una radiografía para avanzar en el proceso de convertirla en una vía más amable, humana y pacificada: con menos contaminación acústica y problemas de velocidad, ruido y contaminación; con prioridad para el peatón, la bicicleta y el transporte público por encima del transporte privado; y con más superficie para arbolado y verde.

Para el tramo Aragó-Fabra i Puig, se plantearon cuatro propuestas de reurbanización abiertas al diálogo vecinal y político para consensuar qué intervención se ajusta más a las demandas y necesidades de todo el mundo, y se propusieron medidas para desarrollar en el resto de tramos de la avenida: Fabra i Puig-puente de Sarajevo, y el ámbito de la avenida que concurre por las dos Trinitats, Vallbona, Torre Baró y Ciutat Meridiana.

Actuaciones a corto plazo

Primer tramo en ejecución
 

Escenarios para el tramo Aragó-Fabra i Puig

En base a estas premisas, el Gobierno municipal ha trabajado ya en cuatro escenarios de actuación iniciales que se desarrollarían en el tramo comprendido entre la calle de Aragó y el paseo de Fabra i Puig..

Estos planteamientos no son decisiones tomadas ni cerradas, sino que es un punto de partida abierto al diálogo en el marco de la Mesa de Participación para construir el consenso ciudadano y político necesario para determinar cuál se ajusta mejor a las necesidades detectadas y decidir cuál se saca adelante..

No se modificaría la amplitud de las aceras y se mantendría el mismo número de carriles (cuatro por sentido), ajustando los tamaños. Se implementaría un carril bici central de 4,5 metros, y no se incrementaría el arbolado.

Desplaza la barra central para comparar el estado actual con la propuesta

Se reducirían las aceras y se mantendría el mismo número de carriles (cuatro por sentido), ajustando los tamaños. Se implementaría un carril bici central de 8,5 metros, y se aumentaría el arbolado.

Desplaza la barra central para comparar el estado actual con la propuesta

Se reducirían las aceras y se mantendría el mismo número de carriles (cuatro por sentido), ajustando los tamaños. Habría una calzada central con dos carriles por sentido, y dos calzadas laterales con dos carriles cada una. Se implementaría un carril bici central de 3,6 metros, y se aumentaría el arbolado.

Desplaza la barra central para comparar el estado actual con la propuesta

Del estado actual a la fase 1

Se mantendría la anchura actual de las aceras y, en una primera fase, se eliminaría un carril de entrada en la ciudad, de manera que la avenida quedaría configurada con tres carriles de entrada y cuatro de salida. Se implementaría un carril bici central de 6,7 metros, y se aumentaría el arbolado. Se incrementaría la presencia de verde en 24.000 metros cuadrados.Este escenario permite, en una segunda fase y una vez adaptado el tráfico a la nueva configuración de carriles, eliminar un carril en sentido salida y ganar más espacio para el peatón.

Desplaza la barra central para comparar el estado actual con la propuesta

De la fase 1 a la fase 2

  • Mantenimiento de la anchura de la acera
  • Reducción de un carril (sentido salida)
  • Carril bici central de 9,3 metros
  • Incremento de arbolado

Desplaza la barra central para comparar el estado actual con la propuesta