Artes de autor

En el siglo XX las artes del objeto inician una nueva vía: el mundo del “nombre propio”, de las llamadas artes de autor contemporáneas, generalmente obras únicas o realizadas en pequeñas series.

En el mismo momento de la progresiva desaparición de la tradición artesanal y del desarrollo del diseño, la creación artística elimina las fronteras y los artistas quedan libres para explorar los más variados caminos. La cerámica, el vidrio, el esmalte, la joyería, etc., son expresiones artísticas de técnicas seculares que en el siglo XX dan paso a objetos de arte con personalidad propia.

En Cataluña las artes decorativas y aplicadas, muy bien representadas a partir del modernismo e impulsadas por el noucentisme, han sido cultivadas desde entonces por gran número de artistas y artífices, alcanzando renombre internacional.