Barcelona Cultura

Puig i Cadafalch visto por Ramon Manent

Temporal
-

El Año Puig i Cadafalch conmemora los 150 años de su nacimiento y el centenario de su acceso a la presidencia de Cataluña desde el Gobierno de la Mancomunidad.

El Museu del Disseny se suma a esta efeméride cultural y ciudadana con la presente exposición, en la que el fotógrafo Ramon Manent i Rodon, especializado en imagen de arte y mataronés como el propio Josep Puig i Cadafalch, nos ofrece su particular visión de la obra del arquitecto. La cámara de Manent nos descubre algunas de las obras más significativas de Puig i Cadafalch desde su singular mirada.

Josep Puig i Cadafalch es una de las figuras clave de la historia del arte catalán de finales del siglo XIX y principios del XX, los tiempos que llevaron del Modernismo al Novecentismo. No obstante, su abundante obra arquitectónica no puede desvincularse de su compleja personalidad, ya que combinó la faceta como arquitecto con la de urbanista, político catalanista, gobernante promotor de infraestructuras públicas, arqueólogo, historiador del arte e impulsor de empresas culturales. En este sentido, no podemos olvidar la significación política de su gestión desde la presidencia de la Mancomunidad entre 1917 y 1923, el primer organismo de gobierno nacional de Cataluña en el siglo xx y precedente de la Generalitat autónoma.

La arquitectura fue su primera profesión, y la desarrolló siempre en consonancia con sus polifacéticas inquietudes. Sus aportaciones creativas querían definir un estilo propio y moderno para la arquitectura catalana, un estilo adaptado tanto a los recursos de la construcción contemporánea como a las tradiciones de los estilos históricos. Y lo logró en su etapa modernista, en la que supo dotar a sus edificios de un regusto medievalizante, a menudo de raíces septentrionales, al que con frecuencia incorporaba elementos de lenguajes de otros tiempos y culturas. Avanzado el siglo XX, fue asumiendo progresivamente las nuevas directrices del Novecentismo hasta adoptar plenas formulaciones clasicistas, especialmente barrocas. Puig i Cadafalch, modernizador de las técnicas y los materiales constructivos, y al mismo tiempo renovador de las tipologías arquitectónicas, fue también, y especialmente, un gran integrador de recursos artísticos y tradiciones artesanas, expresados con gran libertad creativa dentro de sus obras, como pone de manifiesto la cámara de Ramon Manent en esta exposición.

Ramon Manent i Rodon (Mataró, 1948), especialista en fotografía de arte y arquitectura, refleja su sensibilidad en la captación del objeto, la luz y el espacio. En su trayectoria profesional, que resulta también una trayectoria vital, detectamos varios puntos de vista en el arte de la imagen: el reportaje antropológico, la Grecia clásica, los rascacielos de Manhattan, el retrato de la vida cotidiana de la segunda mitad del siglo xx… La arquitectura modernista ha constituido siempre un punto de interés para Manent. Si Gaudí es un artista al que ya dedicó su atención, hoy nos adentra en la trayectoria de Josep Puig i Cadafalch. La sensibilidad de Manent se plasma a través de la forma, la textura y los matices de los colores de su obra. Ha publicado más de 150 obras. El archivo de Manent, con más de 300.000 fotografías, nos permite introducirnos en su mundo.

Comisario/a

Mireia Freixa
Eduard Riu-Barrera

Ámbitos de la exposición

Actividades relacionadas

Catálogo

+Info

Vídeos

Ajuntament de Barcelona