Barcelona Cultura

«Es fascinante la cantidad de información interesante que puede dar una simple silla»

Mónica Piera es doctora en historia del arte, especialista en mueble y diplomada en Works of Art en Sotheby’s, en Londres. Desde 2004, es presidenta de la Associació per a l’Estudi del Moble, entidad dedicada a la investigación del mobiliario y a velar por una correcta conservación y restauración, y colaboradora del Museu del Disseny.

En 2009 fuiste la comisaria de la exposición «Tocadores. Colección del Museu de les Arts Decoratives». Con el nuevo Museo del Diseño, ¿qué papel ha tenido el mobiliario en las exposiciones permanentes?

La apertura del Museo en Les Glòries permitió estudiar con expertos muchas piezas y descubrir nuevos datos, que hemos recogido en las publicaciones que editamos conjuntamente entre el Museo del Diseño y la Associació per a l’Estudi del Moble. Además, el mueble ocupa una parte destacada de la exposición «¡Extraordinarias!», no solo física sino también de contenido y desde una visión que va más allá de la cronología.

Hablando de la colección del Museo del Diseño, ¿qué pieza del mueble catalán destacarías?

¡Qué difícil! Voy a escoger tres: las cajas con cajones medievales, porque son los muebles más representativos de la colección de muebles del Museo; el tinell, porque es uno de los tres ejemplares que se conservan de una tipología muy común antiguamente y que el público desconoce; y la cama fernandino de carro, por su elegancia y espectacularidad.

Estás empezando a ponerte manos a la obra en la futura exposición sobre Francesc Vidal que tendrá lugar en 2020 en el Museu del Disseny. ¿Cómo te planteas el trabajo?

Francesc Vidal i Jevellí es un personaje muy citado cuando se habla de mobiliario y decoración de finales del siglo XIX, y esta exposición ofrecerá la oportunidad de descubrir aspectos desconocidos de su obra. Por este motivo estamos investigando archivos y colecciones y también hemos encargado a la Associació per a l’Estudi del Moble estudiar a fondo todas las obras que tienen del autor. No quiero desvelar informaciones, pero habrá importantes novedades.

¿Cuál es el legado que nos ha dejado?

Vidal fue el gran renovador de la decoración de interiores: convirtió los objetos en productos de arte. Ofreció decoraciones unitarias, que no significa conjuntadas. La variedad y el confort definen sus propuestas. Pero lo más interesante es, en mi opinión, su visión comercial. Entendió lo que quería el público que se gastaba dinero en renovar la casa y se lo ofreció.

 

Hace poco también tuvimos en el Museo a todo un referente de la arquitectura y la organización de los espacios interiores, Adolf Loos. ¿Por qué era un apasionado del mueble inglés?

En pleno estallido del modernismo vienés, Adolf Loos es un arquitecto que pone por delante la humanización del interior y el confort. Para él, no tiene ningún sentido innovar si no puedes mejorar lo que existe. No le teme a revisar los muebles de otras épocas e introducirlos en sus edificios si los considera útiles. Muchos muebles ingleses son atemporales; Loos lo sabe y los aprovecha.

Tras 14 años al frente de la Associació per a l’Estudi del Moble, ¿qué valoración haces?

La Asociación nació por necesidad: profesionales que trabajábamos con el mueble de forma aislada necesitábamos un espacio para compartir intereses, investigaciones y problemáticas. Era urgente avanzar en el conocimiento y difundir la importancia de este patrimonio; y lo hemos conseguido gracias a voluntarios que dedican muchas horas. Estoy muy orgullosa de las publicaciones y revistas que recogen aportaciones imprescindibles, y también de nuestro modelo de curso, siempre teórico-práctico, que nos diferencia de la universidad. Ahora que somos referencia en España, asumimos un nuevo reto: el salto a la internacionalización.

Más allá de la asociación y hablando de futuro, ¿en qué otros proyectos te embarcarás próximamente?

Actualmente estoy inmersa en diferentes proyectos expositivos. El próximo es sobre el «Libro de pasantías» de los maestros carpinteros en el Museu de Cultures del Món; también estoy trabajando en una exposición que era muy necesaria, sobre la relación entre tejido y mueble, en el CDMTT; y en 2020, la que hemos comentado de Francesc Vidal conjuntamente con Ricard Bru.

¿Crees que es casualidad que aparezcan tantas exposiciones sobre el mundo del mueble?

No, creo que es la demostración del interés que hay en la calle por lo cotidiano y cercano. He colaborado en la museización de varias casas museo, que han demostrado que son un camino más fácil para entender el pasado. En las exposiciones, así como en los cursos que imparto, intento que la gente sienta fascinación por la cantidad de información interesante que puede dar una simple silla o un trozo de madera. A mí el mueble me cautivó hace más de treinta años y cada proyecto es una nueva ocasión para aprender más.

Ajuntament de Barcelona