El Call de Barcelona

La visita puede comenzar o terminar en el Museo de Historia de Barcelona, las salas sobre la Barcelona Medieval nos ayudarán a conocer la comunidad judía que vivió en el Call barcelonés.

Esta guía explica la historia y la vida de la comunidad judía que vivió en el Call de Barcelona en la época medieval y desapareció tras los disturbios del año 1391. Hoy en día, las comunidades judías de Barcelona viven integradas en la ciudad. La redacción de esta guía ha contado con su colaboración.

Iniciamos la ruta del Call advirtiendo que la señalización no puede hacer referencia a un punto concreto que podemos ver ya que, desgraciadamente, no se ha conservado prácticamente nada del antiguo Call. Así, intentamos despertar la curiosidad o la imaginación de los peatones, expertos o interesados ​​en conocer la historia de un barrio barcelonés donde vivió la comunidad judía entre los siglos XII y XIV.

Plano del Call

Carrer del Call

El Call era el barrio donde vivía la comunidad judía en la Barcelona Medieval, conocido con ese nombre desde el siglo XII. La palabra Call significa calle pequeña o callejón, el nombre se extendió a todo el conjunto de calles ocupadas por los judíos, es decir, en el barrio judío y la comunidad de judíos recibió el nombre de aljama. El Call Mayor ocupaba el cuadrante noroeste de la ciudad romana. De la urbanización romana se conservan trazas de la muralla, escondidas entre casas, y las calles de Sant Domènec y San Honorat, de la Volta (actuales calles de Sant Sever y Davallada de santa Eulàlia) y la calle del Call que iba a la puerta romana, y que en cierto momento, fue desviada, y atravesó el muro romano del que se conservan restos en la esquina con la calle S. Domènec.

Calle de Sant Honorat

Límite este del barrio. En el extremo había uno de los portales de acceso al Call y en un callejón ahora desaparecido, la Font, la Sinagoga Poca y otras construcciones medievales bajo el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat

Calles de sant Sever y Baixada de santa Eulàlia

Límite norte del Call. Las dos calles eran conocidas como la Volta del Call. A la derecha limitaba con los dominios episcopales y a la izquierda estaba cortada por el muro romano y no se abrió hasta finales s. XIV hacia el c. de la Palla. En el edificio esquina a la calle de Sant Felip Neri también se han encontrado silos y restos de construcciones medievales

Plazoleta de Manuel Ribé

Plaza moderna en el centro del antiguo Call. El edificio que hace esquina enn la calle del Arc de Sant Ramon del Call, construido en el siglo XVI y con restos anteriores de los siglos XIII y XIV, es el Centro de Interpretación del Call donde podemos informarnos y asistir a alguna de las actividades programadas

Calle de Marlet

Una de las calles más conocidas del Call barcelonés por la lápida empotrada en el muro de la casa num. 1. Dice: "Fundació Pia de Rabí Samuel Ha-sardí. El seu llum crema permanentment". Es una reproducción de la lápida original que recuerda esta institución judía. Siguiendo hacia la calle de la Fruita, podemos ver una imagen que nos permite imaginar cómo eran, de hecho, las calles del Call: pequeñas, estrechas, con curvas y con casas que parece que corten el paso

Calle Sant Domènec del Call

Calle principal del Call. En ella estaba la Sinagoga Mayor (en el interior de la manzana entre las calles de Sant Domènec, Marlet, Arc de Sant Ramon del Call y la actual plazoleta de Manuel Ribé), y las casas de los miembros más importantes de la comunidad. Al inicio, junto a la calle del Call, el portal de acceso al barrio y la carnicería

Calle de Sant Ramon del Call

Sigue la línea interior del muro romano. No tenía salida a la calle del Call, y, por un puente elevado, se comunicaba directamente con el Castell Nou, fortaleza medieval construida sobre la puerta romana. Tiene un trazado muy irregular, en forma de cuatro. Al final de la calle había existido un callejón que iba hasta la Baixada de santa Eulàlia

Los Quatre Cantons del Call

Estas cuatro calles (cruce de Banys Nous, Boqueria, Avinyó y Call), al pie del Castell Nou por su parte exterior, es decir, fuera del recinto romano, iniciaron su urbanización a mediados del siglo XIII, cuando el rey autorizó la apertura de puertas y ventanas en el antiguo muro romano. Antes, sin embargo, una importante construcción ocupaba la esquina entre la Calle de els Banys Nous y el de la Boqueria: els Banys Nous, los baños públicos medievales de la Ciudad. Estaban situados en el espacio ocupado ahora por un edificio con unos destacados esgrafiados barrocos. Els Banys fueron fundados en 1160 por el judío Abraham Bonastruc asociado al conde Ramon Berenguer y estuvieron en uso hasta el siglo XVI, el edificio estaba construido según la tradición árabe de las casas de baño, pero con técnicas y decoración románicas; tenía varias salas y dependencias, entre ellas una destinada a miqvé. El edificio se mantuvo en pie, sin uso pero, enterrado debajo de la casa hasta 1835

Call Menor

Es una urbanización del siglo XIII, planeada y planificada, formada por cinco manzanas, con una sinagoga y una plaza en el centro. No tenía comunicación directa con el Major que acabamos de visitar. Sus límites eran las calles de Boqueria, Raurich, de la Lleona y Avinyó. Tenía dos puertas, una al pie del Castell Nou y la otra en la calle de la Boqueria. La calle de la Boqueria fue ocupada posteriormente por los conversos que se establecieron con sus negocios: orfebres, tejedores de velos, sastres, zapateros. La Volta del Remei, entrando por Boqueria, conserva todavía una torre medieval del siglo XIII. El Arco de santa Eulàlia, entrando también por Boqueria, está formado por una torre medieval de mediados del siglo XIV, llamada Torre de santa Eulàlia. La Sinagoga fue convertida en iglesia de la Trinitat por unos conversos; amplió después a Convento y actualmente es la iglesia de Sant Jaume