Imágenes para creer. Católicos y protestantes en Europa y Barcelona, siglos XVI-XVIII

22.06.17

En la Europa de la edad moderna, sacudida por los conflictos religiosos, Barcelona figuró entre las capitales de la Contrarreforma o reforma católica. La huella de iglesias y conventos en el espacio urbano es, todavía hoy, un vestigio visible de la intensa transformación del tejido social y cultural de la ciudad a lo largo de los siglos XVI-XVIII. En parte, como resultado del control social formal, con la implantación de una Inquisición renovada y la represión subsiguiente. Pero también por la incidencia de las instancias de control y encuadre religioso en ámbitos clave de la experiencia de la gente corriente, como la fiesta cívica, las cofradías devocionales o la enseñanza de las primeras letras. Era, en definitiva, una forma de disciplinamiento social.

En esta vasta empresa de enseñar a creer, en todos los sentidos de la palabra, se utilizaron estrategias y medios muy diversos. La imprenta, sin duda, facilitó la rápida propagación de las tesis protestantes pero también las de la reacción católica. La imagen, y especialmente el grabado, se convirtió en una formidable herramienta propagandística gracias a la multiplicidad que aportaba su reproducción mecánica.

El MUHBA-Museo de Historia de Barcelona se suma con esta exposición a los actos de conmemoración del 500 aniversario de la Reforma Protestante que se celebran este 2017 en toda Europa.