A vuelo de pájaro. Un viaje de negocios de Verdaguer y del conde de Güell al centro y al norte de Europa

La exposición A vuelo de pájaro que hasta el 28 de octubre se puede ver en la Casa Verdaguer de Vil·la Joana, nos muestra una faceta poco conocida de Verdaguer, la de un viajero moderno y de un excelente periodista.

Jacint Verdaguer, el 1884, emprendió un viaje en Berlín para acompañar el industrial y mecenas Eusebi Güell en la ciudad alemana donde iba a vender una patente para hacer terciopelos a doble cara que había comprado al ingeniero Ferran Alsina. En aquellos momentos, Europa tenía una buena red ferroviaria que permitió a los dos viajeros alargar la ruta hasta San Petersburgo, la Venecia norteña, una ciudad de cultura al corazón de la Rusia de los zares que sorprendió enormemente al poeta de Folgueroles.
La exposición, que trae por subtítulo Un viaje de negocios de Verdaguer y del conde de Güell al centro y al norte de Europa, nos aporta datos de cómo Verdaguer aprovechó el viaje para impulsar la traducción de su poema a lenguas no latinas, aconteciendo así su propio agente literario.
Visitar A vuelo de pájaro nos permite seguir el recorrido cronológico y geográfico del viaje y ver la capacidad descriptiva del autor. Leer algunos de los manuscritos que se reproducen nos hace dar cuenta de como el texto, escrito con lápiz desde el tren, llegó casi sin correcciones al editor.
La exposición hace una apuesta para las nuevas tecnologías y nos permite visionar el viaje con un vuelo virtual a través de Google *Earth y navegar por algunos de sus contenidos a: http://www.avoldocell.cat/
Carme Torrents Directora Fundación Jacinto Verdaguer

 

Tags: 
Literatura