En el siglo XVIII Barcelona se convirtió en una de las principales ciudades manufactureras del continente europeo. El punto de partida de esta transformación radicaba en su tradición de importante centro artesanal y mercantil del área mediterránea, pero las claves del éxito del proceso se hallan en la integración de la ciudad en el gran comercio internacional, principalmente por la exportación de aguardientes, y en la implantación de una nueva actividad económica: la manufactura de indianas.
Navegación por el río Ganges. Algodón estampado. India, inicios s. XVIII. MIEM
Navegación por el río Ganges. Algodón estampado. India, inicios s. XVIII. MIEM