Recuperamos el reloj de luz de la Via Laietana

Estamos restaurando este pequeño paisaje, un reloj de luz de 1935 ubicado en la Via Laietana, 69.

El reloj de luz forma parte de un conjunto de dos relojes casi idénticos construidos por el relojero Juan Cabrerizo por encargo de la Banca Rosés, propietaria de los edificios delante de los cuales están los relojes; el uno en la calle de Rocafort, ante el nº. 2, y el otro en la Via Laietana, delante de la finca nº. 69, como elemento publicitario de la compañía. Los dos son de la misma época (1929 y 1935 respectivamente).

Están construidos con piedra artificial, herraje de latón y discos de vidrio helado. Marcaban las horas y los minutos con esferas luminosas. En la parte central, los dos recrean la efigie del dios Hermes con el escudo de Barcelona, que precisamente era el logotipo de esta banca, que en los años 50 del siglo pasado pasó a ser el Banco Condal, el cual no cuidó de los relojes. Con los años, se fueron estropeando por falta de mantenimiento.

Los dos relojes, prácticamente gemelos, están catalogados como Pequeños paisajes de Barcelona, un inventario realizado por el Instituto Municipal del Paisaje Urbano formado por un conjunto de objetos y detalles que pueden ser considerados elementos emblemáticos del barrio donde se encuentran y, en algunos casos, de toda la ciudad.

El primer reloj de estas características está ubicado en la calle de Rocafort, 2, y se construyó el año 1929 delante de un edificio propiedad de la banca Rosés, que lo encargó para la Exposición Universal de 1929. Fue restaurado por el Instituto el año 2005. Es casi idéntico al de la Via Laietana, con diferencias en la marquetería de ornamentación y la recreación de Hermes.

El reloj de Via Laietana es el segundo que construyó el maestro Juan Cabrerizo, y se inauguró la nochevieja de 1935. Parece que había tenido un carillón de madera con altavoces en el terrado como reclamo publicitario.

A final de los años 1980, la Consejería de Gobernación de la Generalitat se instaló en el edificio de Via Laietana, 69, e hizo una reparación parcial del reloj, que funcionó durante un tiempo. Años después, la consejería se marchó del edificio y últimamente se trovaba en estado de abandono y muy estropeado.

El Instituto Municipal del Paisaje Urbano ha redactado un proyecto de recuperación del reloj y la puesta al día de la maquinaria. La restauración se realiza con los mismos materiales y diseño que el original, excepto la parte de luminotecnia que utilizará la tecnología actual para su funcionamiento, tal como se realizó con éxito el año 2015 con el reloj gemelo de la calle Rocafort.