La salud

El aire que respiramos y nuestra salud

La contaminación atmosférica de Barcelona afecta a la salud de toda la población, aunque no de la misma manera. Los niños, las personas mayores y las personas con problemas de salud, como asma, enfermedades del corazón o de los pulmones, sufren más los efectos que el resto. Muchos estudios científicos demuestran una relación directa entre la exposición a la contaminación atmosferica y una peor salud, a corto y a largo plazo. El aire contaminado provoca cáncer de pulmón, tiene claros efectos en enfermedades cardiovasculares y respiratorias, contribuye a la aparición de asma y de diabetis, restringe el crecimiento fetal, ralentiza el desarrollo del cerebro y de la función pulmonar de los niños y reduce la esperanza de vida.

Problemas respiratorios y cardiovasculares

Una exposición a corto plazo al dióxido de nitrógeno (NO2) puede provocar irritación de los ojos y del sistema respiratorio. A largo plazo, los principales efectos pueden ser un desarrollo pulmonar más lento en los niños, bronquitis en niños asmáticos y la aparición de enfermedades respiratorias crónicas y cerebrovasculares en los adultos. Las partículas en suspensión (PM2,5 y PM10) afectan especialmente al aparato respiratorio y al sistema cardiovascular. La exposición a largo plazo a partículas en concentraciones relativamente bajas, habituales en el medio urbano, puede afectar a los pulmones e incluso causar cáncer. Las partículas más finas son las más peligrosas para la salud porque penetran hasta el interior del sistema circulatorio y llegan al torrente sanguíneo.

Desarrollo más lento del cerebro de los niños

Los niños son uno de los grupos de población más afectados por la contaminación atmosférica tambien en la ciudad de Barcelona. Bebes y niños en edad preescolar tienen relativamente una frecuencia respiratoria más alta, por la que inhalan más contaminación atmosférica, y además, sus pulmones y sistema immunologico son todavia inmaduros. Según los estudios, los niveles de polución del aire se doblan en los horarios de entrada y salida de las escuelas. La contaminación del aire puede alterar la conectividad cerebral de los escolares y retrasar el desarrollo, tal como han revelado diferentes investigaciones del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL).

Retraso en el crecimiento fetal

La exposición a la contaminació atmosférica empieza antes de nacer. Las partículas más finas pasan de los pulmones a la sangre y pueden cruzar la placenta y llegar al feto. Hay una evidencia clara de que la exposición a la contaminación atmosférica durante el embarazo afecta negativamente el crecimiento fetal. En la ciudad de Barcelona se estima que si no superáramos los niveles de contaminación atmosférica que recomienda la Organización Mundial de la Salud evitaríamos  cada año 198 casos de niños nacidos con bajo peso y 68 niños nacidos prematuramente.

Reducción en la esperanza de vida

La exposición a largo plazo a la contaminación atmosferica se ha asociado a una disminución de unos meses en la esperanza de vida de la población. En la ciudad de Barcelona se estima que si no superáramos los niveles de contaminación atmosférica que recomienda la Organización Mundial de la Salud evitaríamos cada año 659 muertes prematuras. Los estudios científicos indican que la contaminación atmosférica es perjudicial para la salud, incluso cuando los niveles no superan los límites establecidos por la legislación europea. Por otro lado, también se ha demostrado que una mejora en la calidad del aire se traduce en una mejora de la salud de la población.

Recomendaciones para las actividades deportivas

A pesar de los problemas derivados de la contaminación del aire, es médicamente aconsejable realizar de manera regular actividades deportivas, como andar, correr, ir en bicicleta, nadar u otras. Los beneficios de hacer deporte son mayores que los posibles perjuicios derivados de la exposición a un aire contaminado. A toda la población en general se recomienda la practica de deportes en las horas o por las calles con menos intensidad en el tráfico de vehículos. Excepcionalmente y en caso de episodio de alta contaminación por PM10 o NO2 se recomienda a la población vulnerable (personas con enfermedades respiratorias y del corazón y personas mayores) reducir el ejercicio intenso, especialmente en el exterior.

Más información sobre los efectos de los óxidos de nitrógeno y las partículas en suspensión en nuestra salud.

Efectos por una exposición a corto plazo

En días de alta contaminación, ello tiene efectos a corto plazo en la salud de las personas con enfermedades respiratorias y cardíacas crónicas. Durante estos episodios, estas personas pueden notar un empeoramiento de los síntomas, aumentan las urgéncias y los ingresos hospitalarios por problemas cardiorespiratorios y aumenta la mortalidad por estas causas. Si la contaminación atmosférica es muy elevada, la población en general puede tener molestias en la garganta, picor en los ojos o tos.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona

La Dirección de Salud Ambiental de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), como Centro de Análisis de la Contaminación Atmosférica en la ciudad, publica anualmente el informe de evaluación de la calidad del aire y su evolución a lo largo de los años, para cada uno de los contaminantes regulados medidos en las diferentes estaciones de la red de vigilancia y previsión de la contaminación atmosférica de la ciudad. También podéis consultar información sobre los efectos de los óxidos de nitrógeno NO2 y las partículas en suspensión en nuestra salud.

Ver el Informe del año 2015 de la ASPB.

Ver el Informe del año 2016 de la ASPB