Lucha contra la contaminación atmosférica

Tal como indicaba el Informe de Salud 2015, la contaminación atmosférica en Barcelona no solo no se ha frenado sino que ha aumentado, y el principal responsable es el tránsito rodado. El Gobierno municipal ha presentado el Plan contra la Contaminación del Aire. Se incluyen 58 actuaciones a aplicar entre el 2017 y el 2020, como el establecimiento de zonas de baja emisión de gases, las restricciones en los vehículos más contaminantes, la promoción del transporte público y la apuesta por las zonas de pacificación, las supermanzanas o los carriles bici.

Barcelona tiene pocos picos de contaminación, concretamente entre cero y tres episodios al año, pero tiene un problema estructural de polución y por eso hacen falta medidas que, aparte de las que se toman de manera puntual, aborden el problema a corto, medio y largo plazo. Así lo ha destacado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz.

Entre las actuaciones se prevé establecer una zona de emisiones bajas comprendida entre las rondas. No podrán acceder a esta los vehículos más contaminantes a partir del 2020. Desde el invierno del 2017-2018, además, no podrán entrar estos vehículos si se decreta un episodio de contaminación por dióxido de nitrógeno. El Ayuntamiento también se reserva la posibilidad de establecer zonas de protección adicional.

Estas medidas más restrictivas van acompañadas de otras como, por ejemplo, que se facilitarán abonos de transporte público o Bicing a cambio de dar de baja estos vehículos que contaminan más. Se impulsará el transporte público: L10 Sur del metro, conexión de la red de los tranvías y despliegue de la red de autobús. También se prevé triplicar el número de kilómetros del carril bici y ampliar la zona verde de aparcamiento, además de regular las tarifas en función de lo que contaminen los vehículos.

Sanz ha puesto el énfasis en el hecho de que estas medidas se crean en algunos casos conjuntamente con el Área Metropolitana de Barcelona (CON) y la Generalitat de Catalunya y también tienen la intención de implicar grandes infraestructuras como el puerto o el aeropuerto; las industrias, mediante planes de movilidad; los taxis, por ejemplo, con nuevas microplataformas o la promoción de las flotas verdes, y a la ciudadanía, mediante campañas de sensibilización.

Estas medidas, que se llevarán al próximo Plenario, se han debatido en el marco de la Mesa contra la Contaminación del Aire de Barcelona. Puedes leer el documento entero con las medidas en este enlace.