Menos contaminación y menos ruido en el Día sin Coches

La pacificación del cruce Tamarit-Borrell, en el barrio de Sant Antoni, ha reducido un 67 % la contaminación ambiental y un 11 % la contaminación acústica respecto al entorno abierto al tráfico. La reducción de vehículos mejora la calidad del aire y eso beneficia la salud de las personas.

Una unidad móvil de control de la calidad del aire ha recogido datos en diferentes puntos de la ciudad, antes y a lo largo del Día sin Coches, para cuantificar el impacto que tiene en el espacio público la reducción del tráfico motorizado.

En el Cruce por la Calidad del Aire la contaminación atmosférica se ha reducido un 17 % respecto a los días previos y ha sido un 67 % inferior con respecto al cruce entre la Gran Via y la calle del Comte d’Urgell, zona próxima abierta a la circulación. Además, la contaminación acústica también se ha situado por debajo de, un 3 %, con relación a los días anteriores y un 11 % en comparación con Gran Via – Urgell.

“El Día sin coches es un espejo de cómo tiene que ser la movilidad en Barcelona. Reducir el vehículo privado es un imperativo de salud pública”, ha remarcado a la concejala de Movilidad, Mercedes Vidal.

Actualmente el vehículo privado ocupa el 60 % del espacio público. Uno de los objetivos de la jornada es mostrar cómo sería la ciudad si recuperáramos las calles para las personas y se priorizara la movilidad sostenible, paso imprescindible para reducir los niveles de contaminación. Conseguirlo evitaría la muerte de 659 personas en la ciudad cada año.