Y yo, ¿qué puedo hacer?

Los ciudadanos de Barcelona tenemos un papel muy importante en lo que respecta a la calidad del aire que respiramos. En gran parte depende de nosotros, y de nuestros actos, hacer que los niveles de contaminación bajen. Aquí tienes algunas acciones que pueden ayudar a mejorar la calidad del aire.

Los efectos de estas acciones son tangibles e inmediatos. Si hay un descenso en la contaminación del aire, lo notarás en tu salud. Y recuerda, ¡cada pequeño gesto cuenta!

Utiliza medios de transporte poco contaminantes

  • Si puedes evitarlo, no entres en Barcelona en vehículo privado, sobre todo si es un diésel antiguo: esta es la principal fuente de contaminación atmosférica.
  • Muévete en transporte público, en bicicleta o a pie: Barcelona es una ciudad pequeña, y a menudo las distancias que se recorren diariamente no son muy largas.
  • Si necesitas cambiar tu vehículo, considera los beneficios de adquirir uno híbrido o eléctrico.

Saca el máximo partido a tu coche

  • Al volante, utiliza marchas largas y conduce con suavidad para reducir el consumo de carburante.
  • No utilices la climatización inútilmente.
  • Haz un mantenimiento periódico de tu vehículo.
  • Compártelo siempre que tengas la posibilidad de hacerlo.

En casa, medidas eficientes

  • Aprovecha la luz natural, utiliza bombillas de bajo consumo y no dejes luces encendidas si no es necesario.
  • Deja libres las entradas y salidas de aire de los aparatos de climatización y evita tapar radiadores.
  • Aplica aislamientos térmicos en puertas y ventanas para disminuir pérdidas de calefacción o de aire acondicionado.
  • Haz el mantenimiento de las instalaciones de climatización para que sean eficientes.
  • Ajusta los termostatos a las temperaturas recomendadas (20-21 °C en invierno y 25-26 °C en verano).
  • Si puedes, no utilices elementos como el incienso, las velas y el tabaco: son una fuente de partículas.