Otras experiencias en Barcelona

El proyecto Radars articula mediante la creación de una red de barrio, formada por diferentes agentes activos: los vecinos, los comercios y las farmacias, los centros de servicios sociales y las entidades más activas. Juntos crean una red de complicidad y atención, a través de varios espacios de participación como la Plataforma de Seguimiento Telefónico; la Detección puerta-a-puerta, y las acogidas y acompañamientos a personas mayores. Un proyecto que da protagonismo a la comunidad, con vocación transformadora, y que quiere convertir cada barrio en un espacio más seguro y más amigable para las personas mayores, es decir, en un espacio donde los cuidados tengan mayor protagonismo.

El Ayuntamiento quiere garantizar la oferta de servicios deportivos de proximidad a menos de diez minutos de desplazamiento desde la vivienda de cualquier ciudadano o ciudadana. Reduciendo el tiempo de desplazamiento se facilita la práctica deportiva regular y se amplía el tiempo dedicado a hacer ejercicio en unos espacios bien dotados y con una amplia oferta de actividad guiada para todos los públicos.

Barcelona dispone de una red de 51 centros que trabajan para potenciar la convivencia y la creatividad de las personas, adaptándose a los horarios de ocio en función de las necesidades de los diferentes tipos de usuarios. Proponen un amplio abanico de actividades en horarios para todos los públicos y, de manera creciente, ofrecen talleres intensivos durante los fines de semana o en temporadas de vacaciones.

Los tradicionales espacios comerciales de proximidad amplían horarios abriendo algunas tardes e incorporan nuevos servicios, como la compra telefónica o a través de Internet, las tarjetas de fidelización y el servicio a domicilio. Además de ahorrar tiempo, contribuyen a mejorar la calidad de vida aportando, por ejemplo, productos de temporada a la alimentación de las familias, consejos o talleres de cocina.

Las bibliotecas han sido los primeros equipamientos culturales de la ciudad en adaptar sus horarios a las nuevas necesidades de los usuarios. Proximidad, horarios extensos, gran oferta de actividades para todos los públicos por las tardes y durante los fines de semana y salas de estudio nocturnas son algunas de las iniciativas que favorecen el aprovechamiento del tiempo personal de los vecinos y vecinas.

Los Museos Municipales han ampliado horarios para estar accesibles en el tiempo de ocio de los barceloneses y las barcelonesas. Abren sus puertas de manera gratuita los domingos por la tarde y algunas noches del año, como la Noche de los Museos. También abren los domingos espacios como el CCCB o CaixaForum; y algunos museos, como el MACBA, han empezado a abrir sus salas algunas noches durante los meses de verano.

El tiempo dedicado a la movilidad en la ciudad mejora con nuevas herramientas para la planifi- cación de los viajes, como pantallas informativas en las paradas o la posibilidad de recibir informa- ción en los teléfonos o PDA de los usuarios. Medidas como las ampliaciones de horarios del metro o los cambios en los recorridos y las frecuencias de paso de autobuses facilitan la gestión de desplazamientos.

El Ayuntamiento de Barcelona abre esta ventana en internet para realizar trámites en el momento en que cada uno lo decida, en función de su dosponibilitat y eliminando tiempo de desplazamiento a los centros públicos, facilitando la compatibilidad de los tiempos de vida. Permisos de obras, ayudas a la rehabilitación de edificios, trámites del padrón o gestión de tributos son algunos de los servicios.

El teléfono de atención al ciudadano 010 inicia un proyecto para ampliar los servicios del teléfono de atención y permitir a los ciudadanos hacer trámites municipales por este canal. Ya se puede modificar el nombre y apellidos de la Tarjeta Rosa, rectificar errores de datos, auto liquidar el impuesto de vehículo, cambiar la dirección fiscal o fraccionar deuda.

Abiertas de 21 a 1 h de la madrugada, de lunes a viernes, las salas se adaptan a las necesidades horarias de los estudiantes, algunas de manera permanente y otras puntualmente durante las temporadas de exámenes. También ofrecen servicios como las redes Wi-Fi y el acceso a documentos de referencia, y organizan actividades formativas o culturales destinadas a mejorar las técnicas de estudio de los jóvenes.

El servicio de alerta conectado a la línea telefó- nica permite a los usuarios establecer contacto con el personal de asistencia las 24 h. Proporcio- na tranquilidad a las personas mayores o depen- dientes y a sus cuidadores, ya que responde inmediatamente a la alarma y moviliza a las familias o los recursos necesarios para atender la urgencia. En Barcelona disponen de este servicio más de 50.000 personas.

La nueva oficina de información de la plaza de Sant Miquel abre de lunes a sábado de 8.30 a 22 h con una amplia cartera de servicios que incluye trámites en las Oficinas de la Vivienda y en los Centros de Servicios Sociales. Esta nueva propuesta permite realizar todos los trámites en un solo lugar, en más de siete idiomas, lo que contribuye a la mejora en la gestión del tiempo de la ciudadanía.

Podéis encontrar en Barcelona 45 "Punts bcn", los terminales conectados al Ayuntamiento que permiten realizar trámites en horarios extensos desde equipamientos como bibliotecas, Oficinas de Atención al Ciudadano o estaciones de metro. Ya se pueden solicitar el volante de empadronamiento o duplicados de recibos, y se prevé que próximamente se puedan hacer consultas, pagar tributos, comprar entradas o registrar documentos.

Este servicio intenta contribuir a mejorar la calidad de vida las personas y familias que por algún motivo tienen dificultados en el desarrollo su vida cotidiana. Desde los Centros de Servicios Sociales de los barrios se proporciona a los usuarios un universo amplio y coordinado de apoyos preventivos, asistenciales, socioeducativos y de rehabilitación que contribuyen a normalizar su situación.

Itinerarios protegidos que permiten a niños y niñas desplazarse solos hasta los centros escolares, reforzándoles la autonomía y el aprendizaje de la gestión del tiempo personal. Su implantación implica a todos los ciudadanos, ya que supone una pacificación del tráfico y una nueva cultura de la movilidad, que prioriza la calidad de vida de las personas y el respeto por el entorno ambiental.

El proyecto tiene como objetivo la pacificación del tráfico, limitando la velocidad en algunas calles o zonas de los barrios. Permite a la ciudadanía disfrutar del espacio público en un entorno más amable, seguro y sostenible contribuyendo a la mejora de la calidad de vida y potenciando un espacio urbano que tenga en cuenta las necesidades de tiempo de los ciudadanos a lo largo de su ciclo de vida.

Con el fin de facilitar la convivencia entre los residentes y la actividad turística se trabaja en un plan que tiene en cuenta la coordinación de horarios de la ciudad en horas punta, la ocupación del espacio público, la gestión de la movilidad y la desconcentración de la oferta turística. El principal objetivo es conseguir una relación sinérgica entre los residentes y los visitantes de Barcelona.