Estrategia para la igualdad entre mujeres y hombres 2010-2015

Facilitar la incorporación al mercado de trabajo de las mujeres, en igualdad de condiciones y con un reconocimiento social y económico por su trabajo, es una recomendación de la Comisión Europea en la Estrategia para la igualdad entre mujeres y hombres 2010-2015

Con el objetivo de aumentar la tasa de ocupación actual en el mercado de trabajo de los países miembros de la UE, la Comisión Europea recomienda en la Estrategia para la igualdad entre mujeres y hombres 2010-2015 medidas de equilibrio entre la vida privada y la vida laboral con el fin de facilitar la participación de las mujeres en el mercado laboral, con especial atención a las mujeres mayores|grandes, las personas solas con hijos, las mujeres discapacitadas, las mujeres inmigrantes y las mujeres de minorías étnicas.

Delante las existentes desigualdades en el mercado de trabajo y con el objetivo de asegurar la sostenibilidad del sistema laboral y de pensiones vigente, la Comisión Europea establece medidas con el fin de conseguir aumentar la tasa de ocupación y la natalidad de los países miembros. Para conseguirlo, se recomienda impulsar medidas que faciliten el equilibrio de la vida privada y laboral, políticas de conciliación y el aumento de servicios, así como el reparto de las responsabilidades de las tareas de cuidado|cura, ya sea de hijos como de personas dependientes. Estas medidas se proponen con el objetivo de potenciar la participación de las mujeres en el mercado laboral, mediante medidas como los servicios de guardería, los servicios de soporte al cuidado|cura de personas mayores o dependientes o los permisos por motivos familiares como el permiso para paternidad y permiso para cuidados|curas.

En más, también se propone potenciar la independencia económica de mujeres y hombres equilibrando los salarios y valorando el trabajo de las mujeres.

Acciones para grupos menos favorecidos. La Comisión Europea también fija como objetivo aumentar la proporción de mujeres empresarias, impulsando su espíritu emprendedor a través de la formación. Además, recomienda facilitar la integración de las mujeres inmigrantes para aumentar su ocupación y poner en marcha medidas específicas para asegurar la jubilación de las personas mayores.

Cuestiones salariales y reconocimiento del trabajo. Las diferencias salariales por discriminación de género, así como las diferencias entre el nivel de estudios, la segregación en el mercado laboral y los trabajos "feminizados" provocan que a menudo el trabajo desarrollada por mujeres sea menos valorada o reconocida. Por eso la Comisión Europea propone en esta Estrategia mejorar la transparencia de las retribuciones, valorar el impacto de la flexibilidad en los contratos de trabajo (tiempo parcial, contratas de duración determinada o contratos atípicos) y potenciar profesiones innovadoras.

Estrategia completa. La Estrategia se complementa también con otras áreas prioritarias de actuación relativas a la igualdad en la toma de decisiones, la dignidad, la integridad y el fin de la violencia sexista, y la igualdad en la acción exterior, entre otros.