Valoración de la dependencia

Definición 

El sistema para la autonomía y atención a la dependencia se constituye con el objetivo de promover la autonomía  personal y garantizar la atención y la protección a las personas en situación de dependencia. Una persona dependiente es aquella que con carácter permanente por razones de edad, enfermedad o discapacidad, unidas a la falta de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisen de la atención de otras personas para la realización de las actividades básicas de la vida diaria o de otras ayudas para su autonomía personal.

La ayuda a la autonomía y a la atención de las personas en situación de dependencia consiste en tres tipos de prestaciones económicas:

  • Prestación económica vinculada al servicio. Las prestaciones vinculadas a un servicio residencial privado (PEV) sólo están contempladas en el caso de personas valoradas en grado II i III de dependencia.
  • Prestación económica para la cura en el entorno familiar y ayuda a cuidadores no profesionales.
  • Prestación económica de asistencia personal.
Si detectas cualquier error en la guía o consideras que hace falta algún recurso, comunícanoslo a través del presente formulario.

Comparte este contenido