Primera "Trobada amb l'alcaldessa": La Barceloneta

20 noviembre 2015

-

Encuentro

Uno de los principales compromisos que adquirí en el momento de convertirme en la alcaldesa de Barcelona fue no perder nunca el contacto con la calle, con los barrios, con los problemas reales y concretos de los vecinos y vecinas de mi ciudad.

Sin embargo, en cuanto llegué a la alcaldía me di cuenta de que no iba a ser sencillo. De repente, la agenda estaba casi llena sin que yo lo hubiera decidido. El cargo implica una representación institucional que fácilmente te lleva a pasar el día en reuniones dentro del Ayuntamiento, recepciones protocolarias, entregas de premios, y un largo etcétera. Pero la gente no nos votó para hacer lo mismo de siempre, así que “si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”. Por ello, sin dejar de atender los compromisos institucionales, he decidido formalizar espacios regulares de encuentro con los vecinos y vecinas de los barrios para asegurarme de que estén siempre en la agenda.

Lo he bautizado “Trobades amb l'alcaldessa”, un ciclo regular de conversaciones informales en los distintos barrios, sin orden del día preestablecido, para escuchar, responder lo que pueda, pero también para compartir reflexiones sobre la ciudad y sus prioridades.

El viernes hice la primera prueba en el barrio de la Barceloneta. Con zumo y pastas estuvimos charlando con quien quiso acercarse. Salieron los problemas ya conocidos (sobre todo los relacionados con la presión turística, los apartamentos ilegales, limpieza...), pero también propuestas muy interesantes, como reforzar la iniciativa comunitaria Proa a la Mar, que está ayudando a vecinos del barrio a encontrar trabajo. Una iniciativa ejemplar que puede servir de inspiración para otros barrios.

Hay quien me dice que estos encuentros tan abiertos pueden atraer protestas, o que fácilmente algún medio puede sacar cosas que se digan fuera de contexto. No importa, no me da ningún miedo. En democracia, si hay protestas, lo único que tiene que preocuparnos es la causa que las provoca. Y lo único que de verdad debe asustarnos es acabar como demasiados políticos profesionales, bunquerizados en las instituciones, escondiéndose de la gente. No olvidemos nunca quiénes somos y por qué estamos aquí. Estoy convencida de que con estas conversaciones abiertas, que aspiro a que sean quincenales, podré hacer mejor mi trabajo.

Sobre el blog

Este blog recoge ideas, pensamientos y reflexiones sobre mi día a día como alcaldesa de Barcelona.

Archivo

2016
2017

octubre 2017

Comparta este contenido