Trabajos dignos y respetables

2 abril 2016

-

Democracia , Feminismos

Fregar suelos o vender pescado son trabajos tan dignos y respetables como el de alcaldesa. También trabajar en una verdulería, limpiar lavabos, hacer camas en un hotel, cocinar en una escuela o cuidar de personas dependientes (para los próximos que quieran darme ideas de a qué debería dedicarme). Me entristece que aún haya hombres tan machistas y clasistas como para utilizar como insulto trabajos que desempeñan mayoritariamente mujeres, a las que respeto profundamente. Y que se permitan “aconsejarme” con un desprecio que jamás utilizarían con un hombre. Me preocupa que esos ataques vengan de personas con responsabilidades en la política o la cultura, como un concejal o un académico de la RAE.

Señor Félix de Azúa, como catedrático de estética que es, usted lo sabe bien: Nulla aesthetica sine ethica. No hay estética sin ética. Hay mucha belleza en un puesto de pescado y mucha ética en las vidas de las mujeres que se levantan de madrugada para ganarse la vida en él. Su desprecio gratuito hacia ellas y hacia las miles de personas que me han elegido como alcaldesa es, en cambio, poco bello y poco ético.

 

Sobre el blog

Este blog recoge ideas, pensamientos y reflexiones sobre mi día a día como alcaldesa de Barcelona.

Archivo

2016
2017

octubre 2017

Comparta este contenido