Durante la campaña electoral de las municipales de 1909, Puig i Cadafalch explicó, en un discurso pronunciado en Berlín, su visión de una nueva Barcelona que “en unos cuantos años podría ser una Bruselas del Mediodía [...] aquella gran Barcelona, soñada tantas veces [...] extendiéndose ordenada y monumental”; en definitiva, la ciudad que tenía que recuperar su papel de cap i casal (título otorgado tradicionalmente a Barcelona por su importancia y prestigio), emblema de la reconstrucción nacional de Cataluña.

Este afán transformador nos ha dejado su testimonio por toda la ciudad en forma de edificios y espacios públicos, pero también podemos encontrar su huella concentrada en este Archivo Municipal Contemporáneo, donde se reúne, aparte de los proyectos arquitectónicos bien conocidos por todos, una rica documentación generada por su participación en diferentes aspectos de la vida municipal.

El propósito de esta exposición es, pues, mostrar una parte representativa de este variado fondo documental dividida en tres ámbitos principales: el primero, centrado en los edificios encargados por clientes particulares; el segundo, donde se explica la labor de Puig como miembro del Ayuntamiento de Barcelona, y el tercero, donde se presenta su participación en los grandes proyectos de transformación urbana.