Usted está aquí

Desmontaje de una pintura del Saló de Sant Jordi del Palau de la Generalitat

El 23 de abril de 1927, dia de Sant Jordi, se inaugurava la nueva decoración del Saló de Sant Jordi del Palau de la Generalitat.  La Vanguardia del dia 22 abril de 1927 decia:

"las obras de embellecimiento y mejora del edificio, dirigidas por el presidente de la Diputación, conde de Montseny (José Maria Milà i Camps), iniciador y propulsor de los trabajos realizados"  .

 La nueva decoración del Saló de Sant Jordi del Palau de la Generalitat consistia en la decoración pictorica que taparia las pinturas de Joaquim Torres Garcia, y que se encargó a un gran conjunto de pintores como Josep Mongrell Torrent, Francesc Galofre Oller, Dionís Baixeras Verdaguer, Juli Moisés Fernàndez de Villasante, Modest Teixidor Torres, Lluís Muntané Muns, Fèlix Mestres Borrell, Antoni Utrillo Viadera, Laureà Barrau Bunyol, Josep Maria Vidal-Quadras Villavecchia, Arcadi Mas i Fondevila, Ramon Borrell Pla, Juli Borrell Pla, Mateu Balasch, Frederic Masriera Vila (Masvila), Carles Pellicer Rouvière, Alexandre de Cabanyes Marquès, Carlos Vázquez Úbeda, Josep Maria de Martí Garcès de Marcilla, Carmel Davalillo Artigas, Josep Vinyals, Antoni Gelabert Alart, Josep Maria Xiró Taltabull, Josep Triadó Mayol y Cristòfol Montserrat Jorba.

La pintura de la nave central era "La verge de Montserrat envoltada dels Sant Reis que han visitat el seu Santuari», de Josep Mongrell, que unos años más tarde, en plena República, La Generalitat comenzo a retirar.  

La Vanguardia del 14 de abril de 1932  publicó:

“ El señor Tarradellas (sic) dijo ayer a los periodistas que las pinturas o esculturas que son retiradas del Palacio de la Generalidad pasaran al Museo de Barcelona en concepto de depósito. Ayer por la mañana fue colocado en el testero del Salón de San Jorge y en el lugar que antes decoraba la pintura de la Virgen de Montserrat, un magnífico tapiz de seda con los colores de la bandera catalana."

El hecho no  estuvo exento de polemica, y dos dias después, La Vanguardia recogia una protesta: “El Centro de Defensa Social de Barcelona ha dirigido al Presidente de la Generalidad de Cataluña la siguiente  comunicación: «Honorable señor: Ha causado profunda pena en el Centro de Defensa Social la resolución del Consejo de la Generalidad de Cataluña llevada a cumplimiento, primero mandando quitar de la Casa de Caridad y de la de Maternidad y Expósitos los crucifijos y todo otro emblema religioso, y ahora arrancando del Salón de San Jorge de esa Generalidad la imagen veneranda de la Virgen de Montserrat, que  lo presidía. Y por eso, interpretando la junta directiva el sentir de todos sus socios, en la absoluta seguridad de interpretar también el de la inmensa mayoría de los catalanes, acordó elevara V. E. la más respetuosa,  pero también la más enérgica protesta por tales hechos, que hieren tan profundamente los sentimientos religiosos de nuetro pueblo y la devoción tan profundamente en el mismo arraigada, por su excelsa Patrona  la Virgen de Montserrat.» (La Vanguardia, 16 abril 1932)

Cuando ahora el presidente de la Generalitat Joaquim Torra ha comunicado el desmantelamiento de las pinturas que actualmente decoran el Saló de Sant Jordi ha aparecido un nuevo dato desconocido hasta ahora y aportado por  Marià Carbonell, catedratico de historia del arte de la UAB y que  publica El Punt Avui, el 31 octubre 2019 en el articulo de Maria Palau.,"L'art ranci sortirà del Palau":

“ el 1932, a instáncias del consejero de Governación, Josep Tarradellas, la Generalitat republicana  aprovó el desmantelamiento de este conjunto formado por medio centenar de pinturas de grandísimas dimensiones que dan una visión españolista de la història de Catalunya. La compleja situación política  frenó su ejecución, aunque se llegó a  descolgar una,  "La Mare de Déu de Montserrat voltada dels sants i reis que l’han visitada", de Josep Mongrell.  En 1939 volvió a su sitio".

La fotografía que mostramos corresponde a aquel momento,  en abril de 1932, y  entre los personajes que aparecen en escena se puede distinguir a Nicolau d'Olwer, Bonaventura Gasol y Josep Tarradellas con la pintura de Josep Mongrell descolgada y en el suelo.