Recuperamos el legado documental de un refugio desconocido del Palau de la Generalitat

Recuperamos el legado documental de un refugio desconocido del Palau de la Generalitat

Donación. El Archivo Municipal Contemporáneo de Barcelona recupera documentación inédita del refugio antiaéreo del Palau de la Generalitat gracias al historiador Josep Maria Contel.

Esta semana la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, ha recibido de manos del historiador y presidente del Taller de Historia de Gràcia, Josep Maria Contel, toda una serie de documentos y planos que han ayudado a restituir el rompecabezas documental vinculado a uno de los refugios antiaéreos de la Guerra Civil más importantes del Palau de la Generalitat.

El refugio es uno más de los millares que se crearon en toda la ciudad a partir de febrero de 1937, momento en que el destructor italiano Eugenio di Savoia descargaba sobre Barcelona las primeras bombas sobre la población civil. A partir de aquel momento se creó la Junta de Defensa Pasiva entre la Generalitat y los ayuntamientos del país, para coordinar la construcción de defensas y más de 1.400 refugios por toda Cataluña.

En paralelo, sin embargo, el gobierno también creó un centenar de refugios que tenían que ser secretos: es el caso del refugio antiaéreo secreto que Lluís Companys ordenó construir durante la Guerra Civil en el subsuelo del Palau de la Generalitat y que, finalmente, sirvió tanto para el personal del Palau como para la población civil del barrio Gòtic para esconderse de los bombardeos.

El descubrimiento de este refugio tan particular fue fruto de la investigación realizada por Josep Maria Contel, que a partir de 2009 recibió, de manos de un antiguo trabajador de CLABSA (empresa que se ocupa del alcantarillado de la ciudad), los planos oficiales que proyectaban la construcción del refugio del Palau de la Generalitat, firmados en diciembre de 1937 para Manuel Peris Vallbona, del Sindicato de Arquitectos. Una documentación que, durante décadas, había estado olvidada en los archivos de este servicio municipal del Ayuntamiento, y que fue contrastada con fotografías del supuesto refugio preservadas en el Archivo Nacional de Cataluña, las cuales corroboraron su construcción.

El último paso de esta aventura documental fue el de contactar al cuerpo de Mossos d’Esquadra (concretamente la Unidad de Subsuelo) para contrastar toda la documentación y, después de años de excavación, confirmar la existencia del refugio en el subsuelo de la sede del gobierno.

El conjunto documental se integrará, finalmente, en el fondo del Archivo Municipal Contemporáneo de Barcelona, que es el centro donde pertenece la documentación de los refugios que la Junta de Defensa Pasiva hizo construir durante la Guerra Civil. Aquí es donde se encuentra un expediente hasta ahora incompleto, que justamente estos planos pasarán a completar y a agrandar la memoria democrática de toda la ciudadanía.