La iglesia del Bon Pastor, ejemplo de arquitectura religiosa de posguerra

La iglesia del Bon Pastor fue proyectada en 1944 por el arquitecto de la diócesis de Barcelona, ​​Josep M. Sagnier i Vidal. El equipamiento, tal como se encuentra hoy en día, está inacabado debido a la falta de financiación. Pero las esculturas y pinturas del ábside recogen un pasado histórico importante en clave política. El libro titulado L’església del Bon Pastor de Barcelona: Història, art i arquitectura, que ha escrito el historiador del arte Sergio Fuentes, explica estas peculiaridades tras 2 años de investigación.

La iglesia del Bon Pastor se construyó para volver a cristianizar un territorio principalmente anarquista. Fue proyectada en 1944 y debía tener una fachada neorrománica con baptisterio. Pero la Junta Nacional de Reconstrucción de Templos Parroquiales, la institución que financiaba el proyecto, no pudo hacer frente al gasto. Aún así, del templo destaca la escultura del Buen Pastor que preside el ábside.

Esta pieza, creada por el escultor madrileño Ricardo Font, es una donación de Enric Pla i Deniel, cardenal, arzobispo de Toledo e hijo predilecto de la ciudad. El arzobispo pidió al escultor que reprodujera el escudo que llevaba como cardenal. Además, Enric Pla i Deniel fue uno de los ideólogos de la Cruzada Española y del lema “Francisco Franco: caudillo y pastor”. Por ello, según el autor del libro, la escultura del Buen Pastor va más allá de una figura bíblica y evoca la personalidad del Caudillo.

Las pinturas son posteriores a la escultura. Son obra de la Diputación Provincial de Barcelona y el Distrito de Sant Andreu, y reproducen las pinturas de la basílica de Sant’Apollinare Nuovo, en la ciudad italiana de Rávena. La composición, de estilo bizantino, gira en torno a la escultura central del Buen Pastor.

La iglesia fue impulsada por el padre Joan Cortinas. Se dice que este religioso, conocido con el apodo de Padre Botella por vender botellas vacías para recaudar dinero para financiar las escuelas parroquiales, era muy cercano al vecindario. Gracias a esta iglesia, Barcelona se interesó por anexionar el Bon Pastor, ya que hasta entonces esta zona formaba parte del término municipal de Santa Coloma de Gramenet.

Sergio Fuentes, autor del libro

Sergio Fuentes nació en el Bon Pastor. De pequeño ya sintió interés por la historia del arte, especialidad que estudió posteriormente. Actualmente combina la labor de docencia en la Universidad de Barcelona y la de investigación, especialmente sobre el siglo XIX y el estilo ecléctico y modernista.

Más información