Mujeres silenciadas

El legado de Sor Eulària Anzizu (1868-1916) en el Monestir de Pedralbes

Carme Aixalà, M. Carme Bernal , Anna Castellano Tresserra

El día 20 de junio de 1889, Mercè Anzizu i Vila entraba al monasterio de Pedralbes como postulante. Un año después profesó como religiosa y tomó el nombre de sor Eulàlia Anzizu. Debido a una enfermedad cardíaca, sor Eulàlia Anzizu moriría en 1916, a los cuarenta y ocho años de edad, dejando tras ella una fuerte huella en la historia de este monasterio. Mecenas, historiadora, escritora y traductora, sor Eulàlia Anzizu consiguió situar este conjunto monumental como una de las mejores representaciones del gótico religioso catalán en un momento histórica, en el cambio del siglo XIX al XX, en que el romanticismo tomó como objetivo desvelar la consciencia nacional del pueblo y reivindicar la historia del país.

  • Castellano

  • 18.00 €

    2018

    216

    1

    Tapa dura

    24,5 x 17,5 cm

    978-84-9156-156-9

    • Patrimonio

    • Mujer

    • Pedralbes

    • Religión

    • Ciudad

    • Historia